Youabian Puma: no era necesario

YOUABIAN PUMA - 01

El Salón del Automóvil de Los Angeles nos ha dado la inmensa e invalorable oportunidad de poder conocer fascinantes presentaciones e modelos y marcas, pero, como en la vida, las hay de cal y las hay de arena… Hemos visto de todo en la muestra norteamericana y así las cosas, esas presentaciones (valga el juego de palabras) “impresentables” también han estado a la orden del día.
Se ha destacado entre esas mismas presentaciones la realizada por la marca Youabian, quienes se han animado (y en esto hay que reconocerles por lo menos una gran dosis de valentía de desfachatez…) a mostrr en sociedad un modelo que en el caso de otras marcas serias, directamente se hubiese archivo en la parte trasera de un depósito de residuos. Pero claro, estas cosas (aún no me animo a llamarlo “auto”) también hay que mirarlas, por lo menos para saber cuales son las cosas que, definitivamente, no se deben hacer.

YOUABIAN PUMA - 02

Se trata del impresentable y horripilante Youabian Puma y, para ser sincero, sobrarían las palabras, incluso las hirientes. No hay nada, absolutamente nada rescatable de esta extrañísima presentación en Los Angeles. Ni siquiera el diseño y la decoración del stand, ni el logo, fíjense.
El “auto” (así, entre comillas) es simplemente horrible y tal vez, llegado el caso, se pueda quedar con el más que merecido título del auto más feo del Salón de Los Angeles. No es sencillo superarlo y no es fácil hacer algo tan pero tan feo. Créanlo.

YOUABIAN PUMA - 03YOUABIAN PUMA - 04

Es bizarro, absurdo, burdo e innecesario por donde se lo quiera ver. No hay modo de aceptar que alguien pueda haber llevado a la realidad semejante esperpento de tintes macabros.
Aunque resulte difícil de creer este auto está basado en un Volvo C70, aunque lamentablemente del auto sueco tan sólo haya conservado las ópticas delanteras y la capota rígida rectráctil, y también algo aunque sea mínimo del habitáculo.
Tiene un chasis tubular y mide (una verdadera exageración) más de seis metros de largo. Lo único aceptable es, curiosamente, algo que no está a simple vista: su motor. El Youabian Puma lleva un V8 de 505 CV de potencia, tan obsceno y exagerado como su aspecto exterior.

Y para rematar la faena, su precio. A sus descabellados creadores se le ha ocurrido la bendita idea de que a alguien se le den las ganas de perder 1,1 millones de dólares en algo semejante. Cada uno hace con su dinero lo que le parezca, pero, si nos permiten un consejo… miren para otro lado. Hay opciones mejores. Yo, paso. Gracias, no era necesario…