El X1 de Wrightspeed: un deportivo eléctrico que anda más rápido que los autos a gasolina

x1.jpg

Aunque no lo parezca, este vehículo es toda una novedad.
Nunca antes se había producido un auto experimental con tanta proyección de futuro. El prototipo X1 producido por Wrightspeed combina lo más fronterizo y arriesgado en materia de estética y lo mejor de la técnica y la mecánica automotriz. Sin dudas.

Está claro que no se trata de un auto de producción y tal vez no lo sea nunca. El X1 es definitivamente un auto experimental destinado a marcar el rumbo para los autos híbridos de los años por venir. Lo que por lo general conocemos como un verdadero pionero.

Se trata de un vehículo eléctrico con un motor de 3 fases de corriente alterna que (aunque te resulte verdaderamente increíble) ¡puede acelerar de 0 a 100 Km/h. con neumáticos de calle en tan sólo 11,2 segundos!Como dirían en mi barrio, un auto que le puede pintar la cara a cualquier auto deportivo a gasolina. A cualquiera, sin excepción.
Y ahora, queda claro eso de que este auto va a marcar el camino de los híbridos del futuro, no es sólo un cuento publicitario. Con estas prestaciones casi no quedan dudas.

Desde lo estético el X1 no se ha quedado atrás en absoluto.
Para el diseño de su chasis se ha contratado a Simon Saunders, fundador y presidente de la firma Ariel. Saunders se ha encargado con anterioridad de la creación de diferentes modelos para prestigiosas marcas como Aston Martin y Porsche, nada más y nada menos.
Su último proyecto es este magnífico auto que amenaza con ser un mojón en la historia automotriz. Un auto eléctrico que es capaz de enfrentar a cualquier otro vehículo con cualquier tipo de propulsión. Con prestaciones francamente increíbles e impensadas hasta no hace mucho tiempo.

El chasis es de lo más bello que se ha visto. Un brillante diseño de lo más fino de la ingeniería con estructuras visibles, un cockpit sumamente estrecho pero por demás confortable y apto para dos pasajeros, un frente comparable al de un Fórmula 1 y ruedas en un estilo super deportivo a medio cubrir.

Pero el X1 va mucho más allá todavía y plantea una forma totalmente diferente de manejo para el futuro. Incluso los más expertos se han dejado sorprender por el vehículo.
Sin embrague, sin cambios y con un perfecto, exacto e inmediato control de de la rotación en la marcha y el frenado, el X1 no sólo promete para el futuro, sino que es una concreta realidad que es digna, por todo esto, de toda admiración.