Ed Whitacre y su revolución en la cúpula de General Motors

Ed-Whitacre-ok

Todavía se escuchan los ecos de la renuncia de Fritz Henderson a la presidencia de General Motors y ya mismo se están empezando a sentir los primeros simbronazos devenidos de esa situación.
Es que el nuevo CEO provisional de GM, Ed Whitacre, ni siquiera se ha terminado de acomodar en su butacón que ya ha comenzado una auténtica revolución en la cúpula de la empresa.

Entre sus medidas iniciales están una gran cantidad de ascensos para unos cuantos jóvenes ejecutivos y un nuevo cargo para Bob Lutz, no contento con tan sólo ser vicepresidente de la empresa.
La nota destacada entre tanta movida de Whitacre es la permanencia en la empresa de Lutz que no es ni más ni menos que un buen representante de la “vieja GM” y que ahora volverá a tener un papel fundamental en el Departamento de Diseño y en la creación de nuevos productos, con un rol que oficialmente será conocido como “asesor”.

En otra de las movidas de Withacre, Mark Reuss será el nuevo presidente de General Motors Norteamérica y el conocido Nick Reilly tomará las riendas definitivas de General Motors Europa.
Las malas lenguas dicen que Whitacre tenía todos y cada uno de estos estratégicos movimientos planeados antes de la renuncia de Henderson. ¿Qué pruebas hay de ésto? Muy sencillo: todas las determinaciones se tomaron en el transcurso de cuatro horas