¿Vuelve el Toyota Supra?

Que Toyota ha vuelto a mirar con otros ojos el regreso a los autos deportivos, eso no será novedad, sobre todo desde la llegada del Toyota GT-86, pero la cosa no se detendrá allí nomás. Es que Akio Toyoda, CEO de la marca japonesa, es un fanático incurable de los autos deportivos, por lo que la idea de revivir modelos como bien podría ser el Toyota Supra, han caído de maduro desde que está al mando. Y bienvenido sea eso.
La historia de cómo le ha surgido a Toyota el nuevo deseo de fabricar un modelo deportivo que se ubique por sobre el GT-86, nace tras la enorme cantidad de pedidos recibidos por el modelo (hablamos del GT-86), lo que para la marca japonesa ha sido un mensaje muy claro de parte de la gente: los potenciales clientes quieren modelos deportivos radicales directamente salidos de las factorías de Toyota.

Lo mejor del caso, dadas las actuales circunstancias, es que Toyota ya tiene la mitad del camino libre y allanado ya que la idea es la de partir tomando como buena base al Toyota FT-HS Concept (en la foto de esta nota), modelo al que ya habíamos tenido oportunidad de ver en este mismo espacio y que, dicho sea de paso, reúne varias de las características necesarias para convertirse de buenas a primeras en la próxima generación del esperado Toyota Supra del futuro.
Básicamente estamos hablando de un auto bien concebido con motor delantero y tracción delantera, la cual (de acuerdo a más que fundados rumores circulantes) podría llegar incluso a ser tracción integral si es que se hace uso de la tecnología híbrida del modelo conceptual GRMN Sport Hybrid Concept II. Pero todo ésto último está por verse y es aventurarse demasiado por el momento.
Por todo ésto, se espera que cuando llegue al mercado el nuevo Toyota Supra se convierta en el estandarte de los autos deportivos híbridos de la marca japonesa (y gran rival del Honda NSX), contando con una vuelta de rosca definitivamente mucho más GT que por ejemplo el GT-86.
Se estima que podría estar llegando a las calles recién para el año 2015 y que su costo estaría en torno a los 50.000 euros.