Vuelve el Peugeot 504

nuevo-peugeot-504.jpg

No hay nada que hacer, hay cosas que nunca van a morir, nunca van a terminar de desaparecer del todo. Y si es tan así, cabe entonces la enorme posibilidad de que terminen regresando.
Al hablar de regresos, o de posibles retornos, debemos recordar que ya casi lo hemos visto todo. Han regresado el Beetle de Volkswagen, el Mini Cooper, el Fiat 500 y la lista podría seguir y seguir, pero tampoco viene al caso.
Dentro de esos esperados regresos tal vez tengamos la suerte enorme de ver llegar nuevamente hasta la realidad a un verdadero clásico de clásicos, uno de esos autos que jamás he olvidado: el Peugeot 504.

Esta leyenda de la casa francesa del León rampante se inició allá por el lejano 1.969 y se fue forjando a lo largo de una punta de años, incluso produciéndose en lugares como Kenia y Nigeria hasta el año 2.005.
En Argentina, el 504 supo deslumbrarnos entre el ’69 y el ’99 y aún hoy en día se lo puede ver rodar por nuestras calles. Y es que como les dije, hay cosas que nunca terminan de irse… por lo tanto siguen estando o terminan regresando por completo.

Es parece ser lo que sucederá con el 504. En estos momentos, Jerome Gallix, responsable directo del concept 308 RC Z ha declarado a Autobild que definitivamente la casa francesa está trabajando sobre el retorno de este modelo pero en una exclusivísima versión coupé que estará destinada a competir directamente con autos similares de alta gama.

Según se ha comentado, la imagen que ilustra esta nota es casi una representación más que fiel de lo que sería el modelo final a la hora de corporizarse. Compartiría según trascendidos muchos elementos técnicos y mecánicos con el Citroën C5, entre ellos suspensión y motores. Si se trata de seguir especulando se dice también que tendría una caja automática de 6 marchas.

Estéticamente me imagino que habrá opiniones divididas. La trompa del auto tiene definitivamente un gran aire al auto original, aunque no necesariamente se trate de una directa inspiración. De ahí hacia atrás, poco y nada tiene que ver con el auto que le dio origen y tal vez mucho menos tenga que ver con el resto de la gama de Peugeot, pero de todas maneras sólo se trata de un boceto previo y nadie puede asegurar que el final vaya a ser así. De todos modos y como puntapié inicial, es más que válido.