Volkswagen Scirocco: la metamorfosis del Iroc

scirocco-1.jpg
Como si se hubiese expuesto a los fatídicos rayos gama, nos encontramos en la antesala del nacimiento de una nueva y revigorizada criatura del gigante Volkswagen.

Si entre 1974 y 1992 el Scirocco se mantuvo en constante actividad, desde entonces y hasta 2005, cuando fue presentada la semilla germinal de su nuevo retorno bajo el nombre de Iroc, se mantuvo cautivo en alguna sala de ensayos o algún laboratorio motor.

Pero tanta exposición a la radiación de la espera popular hizo explotar los planes secretos de la firma alemana y la nueva criatura se liberó de su cautiverio para anunciar a gritos su nuevo renacer para el año 2008. Como un Hulk, irreconocible hasta para los más allegados, el nuevo Volkswagen Scirocco (del que se conocen detalles desde 2005-2006) estalla hacia el mundo de lo normal para dejar en claro que las cosas ya nunca más serán iguales.

scirocco-2.jpg

Tan potente es su legado, aún antes de ver la luz, que ya sabemos que un primo de su familia, el VW Golf VI estará inspirado en él.

scirocco-3.jpg
Este auto, mantiene muchas de las líneas que fueron pensadas para el Concept Iroc. Será, como se puede apreciar, un auto de dos puertas laterales y un generoso portón trasero, todo contenido en un diseño en el que se destaca la gran toma-parrilla frontal y sus ópticas audaces y agresivas desde donde nace una línea de cintura alta y con una marcada curvatura hacia la cola del auto.

Sus 4,240 metros de largo, 1,800 metros de ancho y 1,400 metros de alto, serán movilizados por un motor TSI a gasolina y de pequeña cilindrada con 211 CV.

scirocco-4.jpg
El precio del Scirocco oscilará entre los 19.000 y 20.000 Euros, y esto seguramente hará poner verdes a los principales competidores del mercado. Definitivamente una nueva opción joven, agresiva, contundente, compacta y como si faltara poco, económica para un auto de sus características.

scirocco-5.jpg
Y sí, el Iroc no pudo ser contenido en su tubo de ensayos por mucho tiempo. El cóctel era demasiado volátil como para dejarlo encerrado en el laboratorio. Y entonces estalló. En miles de fragmentos, en miles de destellos, que finalmente y a partir de 2008 serán miles de potenciales compradores del nuevo Scirocco.