Volkswagen Scirocco 2014 R-Line

VW SCIROCCO 2014 R LINE - 1

A esta altura de las circunstancias, no resultará novedad para nadie que la marca alemana Volkswagen, de tanto en tanto y con prácticamente cada uno de sus muy buenos modelos, se dedica a colocar en el mercado un versión R-Line. Por lo general esas versiones R-Line de la casa se diferencias bastante –por lo menos a través de algunos cuantos detalles estéticos- de la versión Sport que le sirve debidamente de base.
Eso es algo que se venía dando regularmente desde hace tiempo, pero con la presentación del nuevo Volkswagen Scirocco 2014 R-Line, hay que hacer realmente titánicos esfuerzos para poder encontrar las diferencias existentes. Ha sorprendido este modelo que ha mostrado la casa alemana y que tantas expectativas ha sabido generar tras su anuncio.

Hay que decirlo: prácticamente no podemos ver las diferencias entre la versión “normal” y ésta. Estábamos acostumbrados a un kit deportivo exterior realmente mucho más diferencial y propio de las versiones R-Line. Paragolpes muy diferentes, estribos laterales, alerón, difusor en la parte trasera, llantas y unos cuantos detalles más, también en su interior, hacía de cada versión R-Line una verdadera fiesta. Pero en este caso lo que abunda es la decepción…
Sin temor a equivocarnos podríamos decir que este Volkswagen Scirocco 2014 R-Line está muy a mitad de camino entre la versión Sport y la versión R. No mucho más que eso.

VW SCIROCCO 2014 R LINE - 2

Como más salientes diferencias podemos advertir la calandra en la parte frontal, con diseño levemente distinto y algo en la parrilla de color negro brillante.
Cambian también los estribos, eso sí, mientras que resulta prácticamente imperceptible la diferencia entre este paragolpes trasero y la versión “normal”.
En el interior también los cambios y las particularidades de esta versión son realmente mínimas. Los tapizados son algo distintos, los laterales de las puertas (sobre todo el color de los mismos) y el revestimiento del tablero. Más allá de eso, no mucho más, muy pocas otras cosas para destacar, muy pocos cambios reales y efectivos.
En estos casos no son pocos los que se preguntan ¿qué sentido tienen versiones así? ¿Se justifican realmente? O… ¿es mejor encargar una versión más radical de alguno de los tantos preparadores que tan buenos trabajos saben hacer y que hemos visto aquí también?
Feo, lo que se dice feo, por supuesto que no es este Volkswagen Scirocco 2014 R-Line. No estamos diciendo eso. Pero no logramos encontrar tantas diferencias que –finalmente- ameriten la salida a la calle de una versión así. Se esperaba definitivamente otra cosa.