¿Se viene el supersedán de Cadillac?

Así son las cosas a veces en el maravilloso mundo de los autos. Idas y vueltas, cambios de planes y de rumbos que, a veces, pueden llegar a sorprender verdaderamente. Hace un par de temporadas, la marca norteamericana Cadillac había decidido simplificar (por decirlo de alguna manera) el tema y unificó en un único modelo a los DTS y STS (generando un “modelo autorizado” bajo la denominación de XTS, que ya mismo está en fases de pruebas), pero ahora la cosa ha cambiado y busca enfilar hacia otro lado.
La idea es la de generar un supersedán, un auto que la marca premium de General Motors colocaría en el mercado en un tiempo más, no sólo para darles dura pelea a marcas casi obvias como rivales directos (léase: Mercedes Benz y BMW), sino para lanzarse a una lucha de igual a igual con otras marcas “menos pensadas como rivales” como por ejemplo Bentley, entre otras.
Para que esta idea pudiera llegar a hacerse realidad hacía falta, ni más ni menos que, el aval del Consejo de Dirección de la General Motors y eso mismo parece que finalmente ha sucedido. De ésto último se desprende en consecuencia que, la producción de este supersedán de Cadillac está casi a la vuelta de la esquina, al alcance de la mano. Gran noticia por cierto.

¿Y qué podemos esperar de este nuevo modelo que ya estaría poniéndose en marcha?
Veamos: según fuentes internas de la empresa, los ingenieros de General Motors se están basando en una plataforma de tracción trasera que utiliza elementos de la arquitectura del modelo Zeta (que ha servido de base a modelos como el Chevrolet Camaro y el Holden Commodore, por ejemplo). Para lograr una importante reducción del peso del auto, se ha decidido recurrir a la utilización de aluminio.
Con respecto al motor, se especula (y no sin razones) que llevará tal como se esperaba un V8 perteneciente a la quinta generación de la familia LS.
El proyecto es denominado internamente en la empresa como Omega, última letra del alfabeto griego, lo cual significa que se encuentra en el extremo opuesto al Alpha (nombre otorgado también de manera interna al modelo ATS).

Si todo se va dando de acuerdo a lo previsto, se estima que la llegada al mercado de este supersedán de Cadillac se daría en un período comprendido entre los años 2015 y 2017, de modo que habrá que armarse de paciencia.