¡Se viene el nuevo Ford T!

ford-t.jpg

El concurso que recientemente ha organizado The Ford Motor Company ha arrojado resultados francamente inesperados. El objetivo y la consigna eran tan claros como complicados: realizar una versión actual del ícono máximo de la casa del óvalo y de la industria automotríz tal como la conocemos hoy en día, el Ford T.

Y la resultante del concurso no podía haber sido algo mejor. Un estudiante del College for Creative Studies de Detroit resultó ganador al presentarse con un magnífico e impactante cross-over eléctrico. El joven diseñador de 24 años de edad llamado Dong Trang concibió las líneas de esta versión del Ford T del siglo XXI de una manera tan fantástica como admirable.

Y la respuesta de Ford de manera oficial, claro está, no se ha hecho esperar. Según Peter Horbury, jefe de diseño de Ford para las Américas, el automóvil presentado por el joven Trang reune todas las condiciones necesarias para ser considerado el nuevo Ford T del futuro. ¿En qué se habrá basado Horbury para afirmar eso? Muy simple: el auto que resultó ganador del concurso de Ford tiene un gran despeje del suelo y es apto tanto para pasajeros como para el transporte de carga y mercadería. Dos premisas básicas sobre las que se sustentó también la idea original del Ford T.

Las características principales del “nuevo Ford T” son las de contar con generosos paneles solares y también la de tener un novedoso sistema de suspensiones que son capaces de capturar la energía para recargar las baterías. Dichas baterías además pueden ser retiradas del vehículo para ser utilizadas separadamente. En su interior el “nuevo Ford T” tiene una configuración modular lo cual permite sin inconvenientes la ubicación de cuatro personas mientras que la parte trasera del habitáculo puede ser utilizada además como espacio destinado a la carga.

Como frutilla de la torta una agradable sorpresa en la parte trasera del vehículo: el portón se puede replegar para transformarlo en una cómoda cama al mejor estilo de algunas pick-ups del mercado. Como vemos, parece una condición sin-equanon esto de ser novedoso si en el frente del auto se tiene el óvalo de Ford y si el nombre del mismo, hoy como entonces, es Ford T.