El auto que fue víctima de un tenedor gigante

Para aquellos que circulaban desprevenidos por una avenida costanera en Reykjavík, Islandia, la imagen debe haberles causado una verdadera sorpresa.

gigante_coche_tenedor.jpg

Como salido de un nefasto sueño o una pegajosa pesadilla, este auto terminó su recorrido allí, en plena avenida, atravesado sin piedad por un gigantesco tenedor.

Una imagen francamente surrealista. Si Salvador Dalí la hubiese visto, seguramente la habría elegido para una de sus obras, o tal vez el hecho en sí podría haber sido una de sus fantásticas creaciones.
Pero no es una obra de Dalí, el trabajo pertenece al grupo de teatro francés Royal de Luxe.

Los que estuvieron presentes en la edición 2007 del Reykjavík Arts Festival, no podían dar crédito a lo que veían.
Los comentarios eran variadísimos. Algunos opinaban que el tenedor podría haber caído desde el cielo, mientras que otros decían que algún gigante enfadado había elegido al auto como víctima.

Lo cierto es que más allá de las imaginativas conclusiones a las que llegaron los asistentes del Festival, esta vez un auto supo ser el centro de atención en una extrañísima obra de arte en los remotos confines islandeses.