Vendiendo 80.000 unidades Saab será rentable en 2011

La taba puede darse vuelta en el momento menos esperado y así como hace unos meses hablábamos sobre la casi segura desaparición de la mítica casa sueca Saab, ahora estamos recibiendo frescas noticias que hablan sobre la concreta posibilidad de que la marca abandone los temidos números en rojo en poco tiempo más y vuelva a ser rentable.
¿Cómo puede eso ser verdad? Saab había sido dejada de lado inicialmente por General Motors, luego retomada… y así todo. La cosa se explica mediante la buena y energizante inyección de dinero promovida por la gente de Spyker y algunos otros socios desconocidos y por el renovado interés de General Motors en el futuro de la compañía sueca.

Pero las buenas previsiones no se mueren en eso nada más. El plan que tiene que afrontar Saab para volver a ser una empresa automotriz sana y rentable por sobre todas las cosas, no es para nada descabellado y no suena inalcanzable bajo ningún punto de vista. Saab podría abandonar sus números rojos en la segunda mitad del año 2011 si es que resulta capaz de comercializar entre 80.000 y 85.000 vehículos a nivel mundial.

Tal como está la situación de la propia empresa y la de las otras automotrices en el mundo, la cosa no parece una quimera ni algo imposible de lograr y para terminar de convencerse habrá que mirar los números de ventas de los ejercicios anteriores recientes. Habrá para ésto que dejar de lado lo sucedido en el año 2009, ya que entre idas y venidas, Saab vio detenida su producción durante unos cuantos meses por determinación directa de General Motors, de modo que el del año pasado no ha sido un “año normal” como para tomar de referencia.
Entonces será necesario ir hasta lo sucedido en el año 2008 y es allí donde se encuentra una luz de esperanza para la meta propuesta por Saab. En 2008 Saab logró comercializar a nivel mundial nada más y nada menos que 98.000 unidades y eso hace pensar que los 80.000 u 85.000 vehículos que pretenden vender para 2001 no son una locura.
A ésto habrá que sumarle un dato nada menor: por ese entonces Saab no contaba con un as en la manga como cuenta ahora ante la salida del nuevo Saab 9-5. Este modelo le dará indudablemente aire fresco a la marca en los concesionarios, cosa que se traducirá inequívocamente en ventas. Eso es lo que necesitan después de todo.

A la llegada al mercado del Saab 9-5 en Julio de 2010, habrá que sumarle la llegada del 9-4 en 2011 y la del 9-3 en el año 2012 y con estos modelos todo parece indicar que cada pieza del rompecabezas comienza a colocarse en su lugar para que Saab renazca de sus cenizas y logre su ansiado objetivo. Todo hace pensar que efectivamente lo conseguirá.