Tremendo accidente de un Pagani Zonda GJ (prestado) en Londres

Pagani Zonda GJ - 1

Dicen algunos que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. ¿Será tan así? Yo creo que sí y, para quienes aún no piensan como yo, es que aquí en Coches 2.0 hemos decidido demostrarlo a través de esta nota. El auto que ves en las imágenes de este artículo pertenece a Gareth Jones, un millonario magnate de la industria del gas que reside en la ciudad de Londres. La cuestión es que este accidente protagonizado por su Pagani Zonda GJ es prácticamente un deja-vú, ya que al mismo Jones le ha sucedido algo similar unos años atrás. Tratamos de explicarlo un poco mejor y más claramente.
Este hombre en cuestión que, además de ser multimillonario es crédulo y evidentemente de buen corazón, tenía en 2009 un Pagani Zonda S que un buen día un amigo suyo le pidió prestado. El magnate, ni corto ni perezoso le entregó las llavecitas en mano y un rato después recibía la triste noticia: su amigo se había estrellado con el super deportivo en cercanías del lugar.
Jones decidió entonces enviar el auto semi destruído a la fábrica de Pagani en Italia para su reconstrucción y allí, finalmente, optaron por hacer tantas modificaciones como fueran posibles, dando formas finales a un nuevo Pagani Zonda GJ, vale decir el auto que ves ya mismo en las fotos de esta nota.

Pagani Zonda GJ - 2

Lo dicho antes: el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y Jones lo ha demostrado con creces en esta oportunidad. Hace poco llegó otro amigo (con amigos así quién quiere enemigos…) y –nuevamente- le pidió las llaves del auto para darse definitivamente el gusto de poder manejarlo. ¿Y qué crees que finalmente sucedió? Evitaríamos darte la respuesta para que no te hagas mala sangre, pero después de todo te estamos mostrando dos fotos en las que podés ver al remodelado Pagani Zonda GJ de Jones destrozado contra una reja de hierro en algún suburbio londinese.
Parece que este buen hombre no ha aprendido su lección y de nada le han servido los 441.000 Euros de la reparación (sumados a los 458.000 Euros de la compra original). Nuevamente le ha sucedido lo que le ha sucedido.
Entre tanto, no se sabe que es lo que le ha pasado a su amigo para que todo termine como ha terminado con esta bestia que acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en la friolera de 3,7 segundos y que alcanza los 340 km/h. como si nada. Lo único que sabemos es que el bueno de Jones, seguramente esté por estas horas enviando nuevamente al taller a su deportivo sin igual. Dicen también por allí que “no hay dos sin tres”… ¿Volverá a caer este buen hombre en manos de sus amigos?