Tramontana: los españoles también saben hacer buenos deportivos

tramontana.jpg

Es cierto que los españoles no tienen una larga tradición en producción de automóviles. De ningún tipo.
Su larga y rica historia se ve mejor representada por la tauromaquia más que por los autos veloces… pero en esta oportunidad, nos permitimos el lujo de hechar un vistazo a una gran creación mecánica de la Península Ibérica: el Tramontana.

El auto en su tercera versión ya fue presentado en el Salón de Ginebra 2007 y ya podemos anticipar que para Marzo de este año se conocerán las fotos de la evolución del auto.

En cuanto al motor, no ha variado mucho en ninguna de sus tres versiones. Monta un V12 5.5 litros Biturbo que es capaz de desarrollar entre 520 y 720 CV. Impresionante…

Como dato para resaltar, diremos además que nunca habrá un Tramontana igual a otro. El auto es (y será) diseñado de acuerdo a las necesidades ergonómicas de cada comprador, por lo que la empresa estará entregando un vehículo único en el mundo… y eso es un altísimo valor agregado para un vehículo de este tipo.

Su aspecto es una verdadera cruza entre tiburón y misil, rememorando alguna de las secretas armas que alguna vez supo utilizar el famoso James Bond.
El habitáculo, muy estrecho por cierto, adopta la forma de un cockpit de avión caza de combate y los laterales dejan ver unas generosas tomas dinámicas similares a las de un auto de Fórmula 1.

Ahora, aguardamos con ansiedad la evolución de este bólido ibérico que ha llegado para demostrar que no sólo de toros viven los españoles