Un Mini con tracción a sangre en Beijing

mini-traccion-humana-01.jpg

Según la tradición oriental los Rickshaw, son esos pequeños carritos para dos personas tirados en su parte delantera por una bicicleta adosada, que hacen las veces de taxis en lugares como China o Japón. Carritos dijimos… ¡pero autos! ¡no, eso nunca se ha visto! hasta ahora, claro…

Resulta que el inicio de los Juegos Olímpicos del 2.008 en la ciudad de Beijing, en China,ya está sirviendo de buena y válida oportunidad para que los amigos orientales puedan mostrar de que son capaces (esto último pueden entenderlo como quieran…). Allí están las cosas buenas y las que no lo son tanto. Las cosas maravillosas y de esas que nos parecen horribles. Las tradicionales y las que (como en este caso en particular) rompen con todos los esquemas habidos y por haber.
Se trata de este Rickshaw, o taxi con tracción a sangre, que estará por estas horas siendo la verdadera atracción principal de las calles de Beijing. Es que no es un simple carrito común y corriente. Es efectivamente un Mini Cooper hecho y derecho, partido por la mitad y transformado en un taxi muy particular.

mini-traccion-humana-02.jpg

Y de Mini lo hemos visto como en botica: con cristales preciosos, transformado en coqueta camioneta, como lo deseen… pero así jamás lo hemos visto…

mini-traccion-humana-03.jpgmini-traccion-humana-04.jpg

Y detalles no le faltan en absoluto. Los toques de terminación están a la orden del día en este sensacional aparato que tirado por el buen hombre de las fotos se la pasa llevando de un lado a otro de la contaminada Beijing (ahora parece que es la única ciudad del mundo con problemas de smog…) a todo turista que se precie.

No nos imaginamos lo que debe ser estar todo el día dale que te dale tirando de una estructura de “medio” Mini Cooper. Si ya debe ser difícil con un carrito de madera, no queremos ni pensar lo que debe ser esto…