Toyota piensa fabricar un nuevo modelo en el Reino Unido

Si la crisis económica y financiera en gran parte del continente europeo golpea a más de uno, eso no se nota tanto con lo que anuncia la casa japonesa Toyota. A los ya consabidos planes que tiene la marca respecto del futuro mismo de los autos, hablamos de la creación de vehículos decididamente ecológicos (cosa que se ha visto plasmada en la reciente edición del Salón del Automóvil de Tokio) y además de sus muy concretos planes para la fabricación de varios modelos con pila de combustible (proyectados para cuando llegue el año 2015), ahora Toyota ha anunciado que está abocada a la fabricación de un nuevo modelo del segmento Familiar C, el cual será producido íntegramente en el Reino Unido de Gran Bretaña.

La importante noticia, tiene un valor agregado que la hace todavía más espectacular y es que los responsables de la casa japonesa han declarado que se realizará una impresionante inversión de unos 120 millones de Euros en la planta industrial de Burnaston (en la foto de la nota), lo que la convertirá (a la fábrica, claro) en el principal centro de producción de la marca a lo largo y a lo ancho de todo el continente europeo.
En la actualidad en la planta de Burnaston se fabrican los modelos Toyota Avensis y Toyota Auris, a los cuales luego se les agregará este nuevo modelo del segmento C que la casa japonesa tiene en sus planes casi inmediatos. De esto se desprende que la planta de Toyota en Derbyshire producirá los próximos modelos nafteros, diesel, híbridos y hatchback híbridos de la marca.

Lo de la planta de Burnaston y la increíble inyección de Euros que le aplicarán implica colocarla a la cabeza de todo en materia de producción para Toyota, sin ir más lejos no hay que perder de vista que cuando todo esté lanzado, el 85% de la producción total de este nuevo y futuro hatchback familiar del segmento C, se producirá ni más ni menos que en esta planta.
En lo que hace a la generación de nuevos puestos de trabajo, tampoco se quedan atrás con este tema, ya que se estima que se crearán 1.500 nuevos empleos, comenzando en el año 2012 con el ingreso de los primeros nuevos 500 trabajadores a la planta. Demás está decir que estas medidas están bien claramente destinadas a elevar sensiblemente el nivel de ventas de los vehículos del segmento C de Toyota.