Toyota Mirai: 1.500 pedidos en un mes

Toyota Mirai

Con todo el derecho que me asiste y esgrimiendo más que comprensibles cuestiones relacionadas al gusto personal de cada uno y cada cual, me tomo el atrevimiento de preguntar: ¿qué le ha visto la gente al recientemente lanzado Toyota Mirai?
Debo admitirlo, he visto autos realmente mucho más feos, pero por ser éste un lanzamiento de los más recientes y actuales, insisto en que a alguien en Toyota se le han quemado –definitivamente- los papeles. Al menos en cuestiones estéticas. Vuelvo con el tema: todo va en cuestión de gustos, por supuesto, y entonces es que debería pensar que la gente por algo lo ha aceptado tal como lo está haciendo.
Digo, como muestra basta tan sólo un botón: en apenas 1 sólo mes desde su lanzamiento oficial en Japón, la marca ya ha recibido la friolera de 1.500 reservas por unidades del modelo en cuestión.
Vale decir que el nuevo Toyota Mirai, el mismo que me gusta tan poco (y nada), ha superado incluso las enormes y altas expectativas iniciales de la propia marca japonesa. Confiaban en el nuevo lanzamiento, pero no a estos niveles…

Sin embargo, no hay que dejar de hacer mención a un pequeño/gran detalle que, tal vez, apoye mi teoría de que este auto no es el más lindo para tener como auto familiar. Y digo esto ya que un estudio preliminar ha arrojado como resultado que quienes más se han volcado por este auto han sido los taxistas y diferentes empresas (el 60% de los pedidos) para utilizar este modelo como parte de su flota de vehículos. Es decir que más del 60% de las reservas hechas por anticipado se centran en personas que buscan en este auto una herramienta de trabajo.
Visto de este modo ¿se entiende un poco más mi pensamiento (que no pretende ser peyorativo) sobre este auto y el público que lo ha elegido?

Eso sí, hay que reconocer que la elección no es mala si nos fijamos en términos de tecnología y detalles de terminación entre otras cosas destacables del modelo. Sin embargo, finalmente, he encontrado un motivo más que válido y suficiente para elegirlo: el Toyota Miri (que sigue siendo feo para mí…) puede recargar sus baterías en apenas tres minutos y es capaz de recorrer de ese modo la friolera de 600 kilómetros (ahora me va gustando un poquito más…).

Mientras tanto, el auto acaba de lanzarse en Japón, con mucho éxito, y se estima que el año que viene esté llegando a otros mercados, inclusive el americano.