Toyota iQ City Racer

El maravilloso mundo de los City Cars está recibiendo, y con los brazos abiertos, a otra opción que se agrega a la más que nutrida e interesante gama de autos de este tipo surgidos en los últimos tiempos.
En este caso, la casa japonesa Toyota, le ha encontrado una más que interesante vuelta de rosca a su famoso modelo IQ a través de una versión con tintes altamente deportivos, tal como se puede apreciar bien claramente en la galería de imágenes de la nota, a la que han denominado como no podía ser de otra manera y tal lo esperado, Toyota iQ City Racer.

Esta variante del pequeño ciudadano que sigue nutriendo de diferentes opciones a los verdaderos entusiastas de los City Cars (con buena competencia en el mercado automotríz, sin lugar a dudas), llega a las calles a través de una exclusivísima edición limitada de sólo 300 unidades, que únicamente se verán comercializadas y materializadas en las calles de Francia.

El aspecto exterior del nuevo Toyota iQ City Racer es determinante para lograr el impacto y el efecto buscados, gracias a (como ya hemos dicho) su increíble aspecto definitivamente deportivo, potenciado por las impresionantes llantas especiales de aleación pintadas de un azabache negro mate que realmente salta a la vista a primera mirada. La misma impactante coloración se repite en el caso de los espejos retrovisores exteriores y algunos otros detalles de la carrocería.

Por lo demás: un rabioso color naranja muy llamativo, calcos alterales haciendo referencia a la versión especial, vidrios tonalizados y líneas bien gruesas de color negro que atraviesan el auto de punta a punta, hacen un paquete por demás interesante para esta variante limitada que saldrá a las calles en Francia. Todo eso en lo que hace al exterior, mientras que en la parte interior podemos encontrar unos exclusivos tapizados especiales para esta edición, navegador, climatizador, sensores para lluvia, espejo retrovisor interior fotosensible y finalmente entrada al auto y arranque sin llave.

Por el lado de la planta motríz, diremos que el motor que lleva es uno 1.3 WT-i que entrega unos 99 CV de potencia y que va asociado a una caja de cambios de tipo manual.
A primer golpe visual, todo a pedir de boca: buen aspecto, buen modelo de base y todo lo necesario para contar con un auto realmente muy especial y, encima, de edición super limitada.