Toyota Land Cruiser y Lada Niva: problemas con el hielo

hielo-1.jpg

Ver estas patéticas imágenes, percibir la tristeza que da la pérdida de un vehículo de esta manera me obligó de inmediato a pensar en algo que no debería dejarse pasar por alto.
Digo, las imágenes lo dicen todo.
No hay que ser muy inteligente para darse cuenta de que los propietarios de estos vehículos no son precisamente hombres muy iluminados.

hielo-2.jpg

El primer hecho (tres primeras fotos de la nota) se produjo en algún lugar perdido del norte de Rusia. Es cierto que este buen hombre debe estar por demás acostumbrado a andar por tierras congeladas y resbaladizas, pero esta vez me parece que se ha confiado demasiado. O tal vez ha querido husmear más de lo debido, pero ya se sabe que la curiosidad mató al gato.
No sabemos si es pescador o un simple observador de las bellezas naturales pero lo que sí sabemos ahora es que se ha quedado con las manos vacías observando como paulatinamente el hielo seguía devorando su Toyota Land Cruiser sin miramientos y sin compasión.

hielo-3.jpg

Está bien que la Toyota sea un vehículo todoterreno pero este hombre ha ido muy lejos y, como mínimo, ha subestimado al terreno por el que circulaba, algo que nunca nadie que maneje debe hacer.

Y lo mismo para el pescador ruso (últimas dos fotos de la nota) que vio como su Lada Niva 4×4 se despedía para siempre flotando a la deriva lejos, bien lejos de la costa.

hielo-4.jpghielo-5.jpg

Se dice que en Rusia historias y casos como éstos son bastante comunes de ver y escuchar, pero a decir verdad, no puedo dejar de sorprenderme ante tan dantescos (y ridículos) espectáculos.

No sabemos a ciencia cierta cómo han terminado estas historias, aunque sospecho que en Rusia se tomarán las cosas de una manera muy diferente a que si me pasara a mí con mi auto en Buenos Aires.
Seguramente estos dos “despistados” ya habrán recuperado sus vehículos… y si no… a tomarse un buen vaso de vodka y listo.