Think Electric: la segunda (y muy cara) generación

think-electric.jpg

Desde las lejanas y gélidas tierras noruegas llega por fin la segunda generación de autos eléctricos de Think.
El Think Electric es la nueva criatura de esta casa que se ha dedicado desde hace prácticamente 20 años a la fabricación de automóviles eléctricos.

Se trata de un agradable biplaza, muy pequeño, que parece ser descendiente directo de autos como el Suzuki Swift o el novel Fiat 500. Sus líneas se asemejan bastante,según por donde se lo observe, a esos autos.

Su diseño es agradable, simple y efectivo.

El auto, sin embargo tiene un costado negativo: su precio.

Tratándose de un auto de sus características, estamos en condiciones de afirmar categóricamente que 24.500 Euros, es un precio por demás elevado y, en consecuencia, el punto negativo de este lanzamiento.

Claro que los gastos no quedan allí. Habrá que desembolsar más.
Las baterías son “propiedad” de Think, y poder tenerlas conllevará otros 120 Euros mensuales.

Para decirlo con todas las letras: una barbaridad.
Una verdadera exageración.
Sobre todo pensando en prestaciones y comodidades de este Think Electric.
Ni hablar si lo comparamos con autos de su misma categoría.

El auto valdría la pena definitivamente si su costo fuese sensiblemente menor. Y esto, con el paso del tiempo, Think deberá replanteárselo.

De todas maneras, no es poco ambicioso el proyecto de la firma y no son pocas las expectativas puestas en este lanzamiento, ya que se producirán para diferentes países, la cantidad de 250 unidades mensuales.

El Think Electric, este vehículo ecológico, demostrará que los autos de su tipo, pueden funcionar en los grandes mercados automotrices y que además pueden ser vistosos y atractivos.

Pero también tendrá una dura prueba para superar, la de sobrevivir en el tiempo luchando a capa y espada contra su elevadísimo costo.