Tesla Roadster accidentado en San Francisco

tesla-roadster-accidente1.jpg

El pasado viernes a eso de las 6 P.M. en el cruce de las calles Geary y Gough en la norteamericana ciudad de San Francisco un Mercedes Benz Clase C negro se disponía a cambiar de carril cuando sin advertirlo venía detrás de sí un bajísimo y superveloz Tesla Roadster que literalmente se “clavó” bajo la culata del auto alemán.
El conductor del Mercedes declaró luego que nunca vio venir por los espejos retrovisores al deportivo de Tesla y ahí empezaron los verdaderos problemas.

tesla-roadster-accidente2.jpgtesla-roadster-accidente3.jpg

Ninguno de los conductores resultó herido y la cosa podría haber pasado como si nada a no ser por un “pequeño” e “insignificante” detalle: ninguno de los airbag de este Tesla Roadster se abrió en el momento de la colisión, cosa que hará fruncir el ceño de más de un directivo e ingeniero de la marca a la hora de explicarse (y explicar a los demás) lo sucedido.
Habrá que decir que el hecho de invertir unos 100 mil dólares en un auto de este tipo para que (como en este caso por ejemplo) no se abran los airbag con el consecuente peligro para la integridad física que ello implica, no es moco de pavo.

tesla-roadster-accidente4.jpg

Otro tema (sin solución por cierto…) es el de ver cómo conviven en la ciudad y con el constante peligro de contacto entre autos, los vehículos deportivos que son tan bajos y afilados con otros “normales”, cosa que produce como en esta oportunidad, que literalmente se clave debajo de otro sensiblemente más alto. Pero bueno, eso es harina de otro costal y yo no voy a pretender que no se hagan y no se vendan deportivos como este, nada más lejos de mi intención. Pero que es un tema para ver, es un tema para ver.

Como anécdota del accidente diremos que apenas se han entregado a sus dueños unas 10 unidades de Tesla Roadster y la accidentada en San Franciso resultó ser la número 6 de las vendidas, entregada a su propietario hace apenas unos días.