Tesla prepara nuevos modelos para 2013 y 2015

El tiempo es veloz… con eso en mente es que la gente de Tesla está trabajando a destajo y si bien aún no han presentado en sociedad al modelo de producción de su bello Model S (modelo que en realidad comenzará a producirse en el año 2012), ya están pensando un poco más allá, en lo que está por venir, en los modelos que un poco más tarde o un poco más temprano, llegarán inexorables al mercado de los autos.
Se sabe entonces que el catálogo de ofertas de la marca se agrandará, casi con seguridad después del año 2012 y bueno será ir pegándole un vistazo a lo que podremos llegar a ver en algún momento junto a la gran y fenomenal berlina híbrida.

La primera de las novedades llegará para todos nosotros antes de que termine el corriente año 2011, más precisamente en el Salón del Automóvil de Los Angeles, oportunidad que aprovechará la marca para mostrar a un nuevo modelo Crossover. Sobre este modelo poco y nada es lo que se sabe, tan sólo (y esto únicamente basado en fuertes rumores) que tendrá un aspecto y un estilo general bastantes cercanos al del Tesla Model S.
Este Crossover aparentemente se denominará Model X y los planes son los de colocarlo en la línea de producción para cuando llegue el año 2013 (una vez que según lo estimado el Tesla Model S esté bastante afianzado en el mercado automotriz).

Pero los planes de la creciente y pujante empresa norteamericana no se limitan a eso simplemente. Hay más. Hay otro modelo preparado en carpeta para cuando den las campanadas del año 2015. Se trata de una berlina de tamaño medio (Bluestar) cuyo precio rondaría muy posiblemente los 30.000 dólares y que casi con toda seguridad será desarrollada y llevada adelante en colaboración directa entre la propia casa Tesla y (nada más y nada menos que) Toyota.

Más que buenas perspectivas entonces para Tesla que planea con la debida anticipación sus movimientos a futuro y que se ha trazado un objetivo muy claro y concreto: poder llegar a convertirse en la firma norteamericana más representativa en el mercado de los autos ecológicos. Actuando de la manera en la que lo están haciendo, no parece ser imposible que lo logren, aunque los demás (incluídos Fisker, Ford, General Motors y en alguna medida Fiat/Chrysler) no se quedarán con los brazos cruzados.