Tras el terremoto en Japón: Toyota funcionará normalmente a partir de Julio

Las consecuencias del tremendo terremoto y tsunami que han arrasado a Japón el pasado 11 de Marzo de 2011, han sido terribles y aún hoy se hacen sentir. Por supuesto que no miramos para otro lado y nos preocupamos enormemente por el drama de la gente de la tierra del sol naciente tras este gravísimo desastre natural, el más grande de toda su historia, pero una vez más hacemos foco sobre el mercado de los autos, como se imaginarán.
Ni bien sucedido el terrible desastre natural en Japón, no tardaron en aflorar noticias que hablaban sobre la paralización de la actividad industrial (puntualmente la del sector automotriz) en el país devastado y un tiempo después también se hablaba sobre las consecuencias que todo eso traería sobre el resto de la producción de autos a nivel mundial (debido fundamentalmente a la imposibilidad de muchas empresas japonesas de seguir proveyendo de autopartes a otras factorías del mundo).

La producción automotriz en Japón ha llegado en estos tiempos a su piso, ha tocado definitivamente fondo y ahora tan sólo cabe mejorar e ir subiendo hasta poder alcanzar nuevamente la normalidad y los niveles anteriores. Eso, si todo se da según lo planeado, sucederá finalmente a partir del próximo mes de Julio de 2011 por lo menos para una de las más importantes empresas automotrices de Japón y a nivel mundial: hablamos de Toyota. A partir de mitad de año se estima que se retomará el funcionamiento absolutamente normal de parte de este gigante automotriz.
Toyota dará absoluta prioridad a la producción de vehículos en Japón y luego irá normalizando sus tareas de producción destinadas a otros mercados, tales como el europeo (en el cual no ha habido tantos inconvenientes debido sobre todo a que muchos modelos se producen localmente en el viejo continente) y también el mercado norteamericano, producción que funcionará a un 30% de su capacidad total por lo menos hasta el próximo mes de agosto del corriente año.

Toda esta situación, por demás entendible, pone en peligro al primer puesto de la casa Toyota como máxima productora de vehículos a nivel mundial. Si bien los números finales del año 2010 aún no han sido suministrados, bueno será mirar lo sucedido en el 2009 con Toyota ocupando cómodamente el primer lugar y General Motors ubicada en el segundo puesto. Si Toyota es capaz, aún en medio de la tragedia, de conservar el lugar de privilegio eso aún no se sabe, pero seguro están trabajando a destajo nuevamente para que eso suceda.