Termina la producción del Honda Element

Nueve años de línea de producción y unas cuantas temporadas de ventas muy poco convincentes le han valido a la casa japonesa Honda para decidirse a terminar la producción del Honda Element.
No ha resultado buena la experiencia con este SUV de la marca y ahora los japoneses dedicarán su atención a otros modelos que le resulten definitivamente mucho más interesantes, a ellos y al público en general.
La noticia sobre la salida de la línea de producción del Honda Element agrega otro dato más: el modelo desparecerá del catálogo de Honda una vez que se termine la serie 2011.

Desde su nacimiento allá por el año 2002, el principal mercado automotriz del Honda Element ha sido sin lugar a dudas el de los Estados Unidos de América, lugar en el que desde entonces se han colocado más de 325.000 unidades en las calles. Sin embargo no siempre las cosas han sido color de rosa para el Element y poco a poco el público se ha comenzado a inclinar por otras opciones de la marca (y de otras casas, por supuesto) como bien podría ser el Honda CR-V, que en definitiva es un vehículo menos gastador y también mucho más bello desde el punto de vista estético.

Ventajas y puntos a favor no le han faltado al Honda Element, pero nada ha sido suficiente para que la gente lo siga eligiendo. Se trata de un vehículo muy generoso en espacio y con un interior que ha sabido aprovechar el lugar de una manera sencillamente fenomenal. La amplitud comienza ya mismo al ingresar, con sus puertas que se abren en sentido opuesto (la delantera en el sentido tradicional y la trasera, un poco más pequeña, en sentido de las viejas puertas “suicidas”). Otro punto destacable en el Honda Element es la formidable cantidad de variantes a la hora de mover los asientos: nada más y nada menos que 64 opciones diferentes, no es poca cosa.

Desde el lado de la estética, el Element también ha sabido ser muy particular, con líneas que a primer golpe de vista resultan ser muy “cuadradas” pero que al ser observadas en detalle distan mucho de eso. Sin embargo, tampoco desde este costado este vehículo ha terminado de convencer y entonces ¿para qué seguir insistiendo?

Pero las cosas no le han ido bien y así es como ya de antemano se sabe que le queda muy poco tiempo de vida. Atrás quedarán la enorme flexibilidad, la diversión y la sensación de libertad propuestas por este modelo. De ahora en adelante, Honda deberá apuntar los cañones hacia otro producto. Los usuarios también…