¿Tecnología híbrida para el reemplazo del Bugatti Veyron?

Bugatti Veyron

La noticia ha comenzado a circular por la web y determinadas redes sociales de manera absolutamente “no oficial”. Ya se habla del modelo que llegaría a los mercados automotríces como el reemplazo esperado del sensacional (e irreemplazable, por cierto) Bugatti Veyron. No es poca cosa, por supuesto, y por eso la llegada de este auto ya está generando demasiadas (nunca son demasiadas en realidad) expectativas.
Ya se están rebanando el cerebro para darle forma al proyecto del nuevo Gran Turismo Top de la marca del grupo VAG.
Si bien aún todo está muy en el aire, lo que se ha filtrado por las redes es que la marca estaría llegando a considerar muy seriamente la posibilidad muy concreta de incluír algún tipo de tecnología híbrida al todopoderoso motor W16 Biturbo que lleva el Bugatti Veyron en la actualidad. Suena muy bien, claro, y no estoy hablando precisamente del sonido del motor…

Y hay un tema muy importante aquí: vamos, que… el Bugatti Veyron nunca se ha destacado precisamente por ser el auto más veloz sobre la faz de la Tierra y si a partir de ahora llega la esperada evolución -o reemplazo si se quiere- con el agregado de un sistema híbrido a cuestas, habrá que ver de qué manera se traduce con velocidad incluída, toda la potencia de sus infernales 1000 CV finales. Un tema para ver, claro, pero eso no impide soñar con algo sencillamente excepcional.
Una cosa es segura, eso sí: sea como sea que lo hagan, el reemplazo del Veyron debe ser, sí o sí, mucho más potente y veloz que su antecesor y el modo en que lo logren es pura y exclusivamente un dolor de cabezas para la marca.

Mientras tanto, los rumores y las apuestas se han lanzado sin dudar. En primer lugar se habla de un sistema eléctrico que impulse directamente a uno de los ejes motríces. También se habla de un sistema que funcione a través del cigüeñal o bien por la caja de cambios, entre otras posibilidades. Pero tartándose de una marca como Bugatti, siempre tan lejos de lo que habitualmente vemos, no sería descabellado pensar en una solución definitivamente mucho más radical, como por ejemplo tratando de hibridar los Turbocompresores. Quién sabe… el tiempo y los amigos de Bugatti, ya dirán.
La marca nada ha dicho al respecto todavía, pero lo que es suguro, seguro, es que ya piensan en el increíble reemplazo ¿híbrido? Del Bugatti Veyron. (Des)esperamos por ese auto…