Tecnología híbrida de Toyota para Mazda desde 2013

Ya se sabe que en los tiempos que corren, nadie puede darse el dudoso lujo de quedarse quieto. El ritmo vertiginoso de los acontecimientos y las novedades constantes hacen que el mercado automotriz se mueva tan rápido como los bellos autos que las diferentes marcas van presentando. Nadie escapa a ésto, Mazda tampoco, por supuesto.
Y como de moverse y actualizarse para no perder el tren de la actualidad se trata, Mazda ya ha hecho un magistral movimiento en tal sentido.
La marca estaba bien enterada de que se estaba retrasando en lo que a motores y tecnología híbrida se refiere y por eso ha puesto manos a la obra y acaba de firmar un acuerdo con Toyota para que la misma le proporcione tecnología híbrida pura para sus modelos a partir del año 2013.
Nadie puede asegurar si la operación será rentable o no para Mazda y el tiempo se encargará de decir si era más viable este camino o bien desarrollar su propia tecnología híbrida. Lo concreto es que si en Mazda estaban retrasados en lo que hace a tecnología híbrida, con este paso han adelantado varios casilleros como para no perder definitivamente el tren de la actualidad.
De hecho, Mazda, ya había dado indicios de “movilidad” cuando oportunamente había actualizado como es debido la planta motríz que se ofrece en el Mazda CX-7.

El acuerdo que se verá concretado ni bien empiece el año 2013, incluye por el momento únicamente a los modelos para el mercado de Japón, pero se sabe de antemano que luego Mazda planea expandir la estrategia a todos los diferentes países del mundo en donde se comercializan sus vehículos (cabe recordar que Ford ha realizado una movida parecida a la de Mazda comprándole también tecnología a Toyota).

Pero si la preocupación de Mazda tiene un presente bien definido, también tiene un norte muy bien trazado: para cuando llegue el año 2015 la marca quiere lograr un importante incremento en la eficiencia de sus motores y ya se habla concretamente de un 30%. Para lograrlo Mazda estará implementando una serie de modificaciones como por ejemplo reducción del peso de los vehículos, utilización de motores más eficientes (línea Sky), sistemas de recuperación de la energía en el momento de las frenadas, como así también la implementación del sistema i-Stop (sistema de parada y arranque automáticos) y finalmente la utilización de cajas de 6 velocidades. Todo eso se verá en los modelos que Mazda tiene pensados para llevar a la línea de producción en un futuro y que por ahora son un proyecto.

Mientras tanto, y hasta que su propio desarrollo de tecnología híbrida pura sea realidad, ha acordado con Toyota el traspaso de tecnología para seguir avanzando hacia el futuro. Ha hecho muy bien.