Teaser de un auto infernal: McLaren P1 GTR

McLaren P1 GTR

¿Será posible imaginar una bestia infernal que nos entregue la animalada de 1000 CV de potancia toda destinada al asfalto? ¿Cómo será ese auto salido del mismísimo infierno que saldrá de las instalaciones de la casa de Woking y que llegará a este planeta veinte años después del nacimiento del genial McLaren F1 GTR? ¿Se puede subir la vara de manera precisa y acertada para concebir una bestia como la que se trae en mano la gente de McLaren? Bueno… ellos siempre se las han arreglado para autos realmente maravillosos y cada día se perfeccionan más y más en esa tarea que no es nada fácil. Lo han demostrado con sus anteriores modelo y ahora están por hacer lo mismo con el futuro McLaren P1 GTR.

Aquí en esta nota podemos ver un pequeño adelanto. Un muy bocetado y esquemático teaser nos va anticipando al futuro super deportivo rabioso de la marca. El auto tendrá características muy especiales. ¿No me crees? Fijate.. Potencia por todos lados, una carrocería musculosas, prácticamente la créme de la créme con esteroides, paso ancho, neumáticos slick como un verdadero Fórmula 1, alerón fijo en la parte trasera y la homologación para poder hacerlo circular por circuítos y rutas abiertas.

Un dato: a este auto tan sólo podrán disfrutarlo los 375 afortunados propietarios del McLaren P1. No se fabricarán más unidades que esas y para quedarse con uno habrá que desembolsar la friolera de 2,5 millones de euros. Hasta en esto, los números asustan. No se han aportado datos sobre la cantidad de unidades que se llegarán a fabricar en total. Lo que sí podemos ir aventurando es que este auto se convertirá de buenas a primeras en una bestia de culto y colección como pocas.
La fabricación del McLaren P1 GTR dará comienzo durante el año 2015, justo cuando se culmine con la producción pautada del modelo P1. Para tenerlo y manejarlo, la cosa no será nada sencilla. La marca dispondrá de instructores asignados a diferentes circuitos de la Fórmula 1 en varias partes del mundo en donde los afortunados futuros propietarios podrán “tomarle la mano” adecuadamente.
No logro aún hacerme a la idea de las sensaciones extremas que se pueden llegar a sentir a bordo de una bestia como ésta que está por llegar desde Woking. Imposible imaginarlo, pero estimo debe ser algo sencillamente inolvidable. A no olvidarlo: pastillas para el corazón a mano, por las dudas.