Suzuki Celerio

SUZUKI CELERIO

Con claras y más que entendibles intenciones de levantar sus ventas en el continente europeo, Suzuki apuesta a la llegada a su gama de ofertas del Suzuki Celerio. El marcado interés de la marca por hacerse fuerte en el segmento A de vehículos hizo que recuperara el nombre del Celerio, un auto bastante económico que Suzuki había colocado anteriormente en algunos mercados emergentes y con el cual ahora planea recuperar terreno en Europa.
Seguramente lo podremos ver mucho más en detalle en el próximo Salón del Automóvil de Ginebra y ya mismo lo podemos conocer a través de la imagen que encabeza esta nota.

El nuevo Suzuki Celerio es un auto que ha sido desarrollado de manera conjunta con Nissan y estará llegando al mercado para ser el reemplazo elegido para el Suzuki Alto.
Si bien la marca aún no ha aportado detalles técnicos, prestaciones, etc. lo que sí se sabe es que el Suzuki Celerio estará ubicado dentro de la gama de ofertas de la marca (en cuestión de tamaño y de precio), justo por debajo del Suzuki Swift.
Por el momento este auto se ofrecerá en Europa con una única carrocería de cinco puertas, un interior con capacidad para cinco ocupantes y un baúl con capacidad de 150 litros.
Si bien tampoco se han aportado datos sobre la motorización de este auto, se estima que seguramente siga manteniendo el motor de 3 cilindros de 1.0 litros de cilindrada y 68 CV de potencia, lo que vale decir que sería el mismo que el del Suzuki Alto actual.
Este coche está pensado para ser una muy buena opción entre los low-cost en Europa y así las cosas se estima que su precio en algunos mercados europeos, sería de unos 6.000 Euros.

¿Y qué decir de su aspecto exterior?
A decir verdad este auto llegará para ser sin más vueltas, uno más entre tantos. Estéticamente no aporta nada
, absolutamente nada de novedoso y hasta puede llegar a resultar algo quedado en el tiempo. No es feo, es cierto, pero no rompe ningún molde y no llegará a enamorar a nadie por su aspecto exterior, que se ofrece y se muestra sin la más mínima sorpresa.
La marca realmente podría haberle encontrado otra vuelta de rosca al modelo que está llegando al complicado mercado de vehículos de Europa. No digo que hubiesen podido hacer algo superlativo, pero con la inclusión de algunos muy pocos detalles, la cosa hubiera cambiado sustancialmente.