Sutil renovación para el Citroën C1

citroen-c1-nuevo-01.jpg

Para diciembre de este mismo año los consecionarios de Citroën en Europa estarán recibiendo con los brazos abiertos al “levemente” renovado Citroën C1.
El pequeño auto de la marca francesa es junto a el Toyota Aygo y el Peugeot 107 parte de un tridente de autos similares que además están experimentando (o van a hacerlo) modificaciones.
De hecho ya se conoce la versión renovada para el año 2.009 del modelo 107 de la casa del León Rampante y ahora se dan a conocer las imágenes en donde se aprecian los retoques (leves, muy leves, por cierto) que se reflejan sobre el cuerpo del C1 de Citroën.

citroen-c1-nuevo-02.jpg

Mientras aguardamos otras renovaciones empezamos a tratar de encontrar alguna interesante modificación sobre el C1 y para serles francos, muchas no encontramos. Es un caso muy similar a la lavada de cara que hicieron con el C3 en Argentina. Los cambios se remiten findamentalmente a la parte frontal del auto.

citroen-c1-nuevo-03.jpg

Llama poderosamente la atención el nuevo paragolpes que ahora adopta un tamaño por demás abultado respecto del anterior (aquí se nota sobremanera la influencia del Peugeot 107 anteriormente nombrado) mientras que en lo que hace a la parrilla, la misma incluye también en la versión renovada un filete cromado muy en la onda del Citroën C5. También como en el caso del nuevo C3 el logo de la trompa se ha agrandado.
Del exterior, sólo estos cambios y un nuevo diseño de las llantas son las características más salientes de un auto que más que un restyling real ha experimentado un simple y sencillo lavado de cara.

citroen-c1-nuevo-04.jpgcitroen-c1-nuevo-05.jpg

Por dentro las novedades tampoco son lo que abundan. Tan sólo nuevos tapizados y algunos elementos plásticos fabricados con un material más blando y no mucho más para decir y destacar.
Con respecto a las motorizaciones, también se conservan las plantas motrices hasta ahora conocidas.
En síntesis, nada por aquí, nada por allí y una lavada de cara que definitivamente no quedará en la historia grande de los automóviles.
Quedó dicho.