Subastarán el Porsche 356 de Janis Joplin

Porsche 356 de Janis Joplin - 1

Tal como podrás ver, se trata de una belleza firmada por la marca alemana Porsche que nos lleva en un imaginario viaje a través del tiempo hasta los lejanos días del hippismo en su máxima expresión. Este Porsche 356 decorado hasta la médula y de un modo excepcional, ha sido propiedad de la cantante Janis Joplin, esa voz hippie que ha desaparecido físicamente hace muchos años y de la que nos quedan sus grandes canciones en el recuerdo. Este Porsche tan psicodélico como pocos, será subastado muy pronto por la casa de subastas RM-Sotheby’s en la ciudad de Nueva York y a partir de diciembre (mes de la subasta) tendrá un nuevo propietario que se lo llevará muy felíz y contento a su casa.

Con los primeros dólares fuertes ganados a costa de su talento y su esfuerzo, Janis Joplin fue comprando autos interesantes hasta que en septiembre de 1968 se decidió a quedarse con éste que ves en las fotos de la nota.

Porsche 356 de Janis Joplin - 2

Se trata de un muy bonito Porsche 356 1600 SC Cabriolet del año 1964 que lleva en realidad un motor Super 90 y que ha sido comprado por la desaparecida cantante en la concesionaria Estes-Zipper que la firma alemana tenía en la coqueta Beverly Hills. Joplin venía de tener en su garaje un Austin Healy 3000 hasta que vio a este Porsche y cayó enamorada. Vale decir que el auto no estaba decorado tal como lo vemos en las imágenes, sino que su color original era Gris Dolphin, algo que sin lugar a dudas le debe haber resultado más que aburrido a la talentosa cantante que finalmente se decidió a cmbiar las cosas.
Así fue que llamó a David Richards, manager de su banda por entonces, y le pidió que mientras estuviera de gira él se encargara de renovar la pintura del auto. Tras un mes de arduo trabajo, Richards concluyó esta obra maravillosa a la que llamó “La historia del Universo” y que tan particular hace a este deportivo alemán.
Tras la muerte de Janis Joplin ocurrida lamentablemente en 1970, el auto pasó a manos de sus familiares directos y durante los años ’80, Michael, hermano de Janis, se encargó de repararlo y ponerlo nuevamente en condiciones. Muy pronto, tendrá (el auto, claro) un nuevo y afortunado dueño.