Spyker C12 Zagato: tradición holandesa con mirada al futuro

spyker-c12-zagato-1.jpg
La riquísima historia que desde principios del siglo XX viene escribiendo Spyker y su particular manera de hacer autos , no podía dar mejor fruto en su unión con el mítico preparador italiano Zagato.
De esa unión ha nacido el fantástico Spyker C12 Zagato. Podríamos decir, con más razón que nunca, que una imagen vale más que mil palabras. O podríamos decir algo que nos acerca más a la realidad: basta mirarlo para quedarse sin palabras.
La tradición y la exquisitez de la casa holandesa Spyker, fabricante de autos desde 1903, se ven reflejadas sobre las líneas del C12 en su máxima expresión.
spyker-c12-zagato-2.jpg
Los Spyker tienen ese “no se qué” tan sugestivo como misterioso. Al verlos, y en especial al C12, uno entra en un limbo que lo lleva desde la admiración ante tanta tecnología y desarrollo, hasta el pensamiento más romántico de saberlos hechos casi artesanalmente. Yo me atrevo a calificar a este modelo en particular como “extremista”, ya que todas las sensaciones que se experimentan son verdaderamente extremas, en un sentido y en otro.
En el Spyker C12 Zagato, conviven armónicamente los modernos aires de un fórmula 1 actual (Spyker tiene su propia escudería en la máxima categoría) con los clásicos toques de la manufactura personalizada y detallista tan propias de esta casa de los Países Bajos.
No hay dudas que en Spyker tienen claro algo: no se puede ir hacia el futuro sin recordar la tradición, y en eso no se equivocan… y en el resultado final con este auto tampoco.
El C12 combinado con los toques de Zagato termina de redondear un “10” que no muchos autos de su categoría pueden alcanzar con facilidad.
spyker-c12-zagato-3.jpg
Los detalles, el estilo siempre refinado y las impresionantes performances del auto lo transforman en un “futuro objeto de culto”.
La perfección no existe, pero este auto se acerca bastante. Perfecto en diseño. Perfecto en prestaciones, alcanzando los 100 km/h. en apenas 3,8 segundos, con un corazón de 6 litros y 500 CV, en matrimonio armónico con lo tradicional que es lo mejor de la marca.
Algunos problemas en las finanzas y en la disponibilidad física en su línea de montaje, han impedido que Spyker nos regale esta joya en 2007. Ahora se espera su llegada para principios de 2008.