Smart ForFun2: algo al extremo

smart-fortwo-extremo.jpg

El amigo Tom Ford de Fifth Gear se ve que estaba algo aburrido, como adormecido y finalmente decidió ponerle un poquito de pimienta a una tarde que venía mal y finalmente decidió pegarse unas vueltas por los médanos cercanos de la playa con un Smart bastante particular como para hacer que la adrenalina llegue a límites insospechados.
El aparato es una mezcla perfecta entre un Smart propiamente dicho con un imparable Unimog que se atreve a todo lo que se le pone adelante (córranse que ahí viene…).

Se trata de un bicho que parece venido de las mismísimas entrañas de la Tierra o del tan temido infierno que lleva oculto un importante motor 5.7 litros de Unimog, y que hace gala de unas llantas de 26 pulgadas, neumáticos de 55 pulgadas y unos increíbles ejes que hacen que el (ex) pequeñín se alce hasta una altura que debe haberle provocado auténtico vértigo, 3,7 metros.

Según parece y por lo que se ha visto el resultado de tan arriesgado experimento ha salido bastante bien y todo anduvo tal cual lo previsto. Los mal pensados pensaron inicialmente que un vehículo de tamaño tan pequeño, con esas altísimas “patas” y con no tanto ancho y apoyo se iba a pegar el “palo de su vida” pero no, nada de eso ha sucedido afortunadamente y el bueno de Ford la ha podido contar como una de las experiencias más motivadoras y excitantes de su vida.