Siguen los problemas para Toyota: ahora investigan su sistema de dirección

Si la casa japonesa Toyota ya las tenía bastante complicadas en los Estados Unidos, ahora definitivamente las cosas se le están poniendo verdaderamente espesas y están llegando a límites insospechados. A los ya conocidos inconvenientes derivados del famoso Toyotagate con sus aceleraciones súbitas y repentinas (recordemos que el climax del caso llegó cuando Toyota insinuó que se trataba todo de errores humanos), ahora se le suma un nuevo y futuro escándalo.
Resulta que lejos de calmarse las agitadas aguas, ahora se sabe que la NHTSA ha solicitado se abra una debida y profunda investigación sobre el sistema de dirección asistida en varios de los modelos de la marca japonesa. Si bien se ha difundido recién ahora que la solicitud ha sido recibida por Toyota el pasado 29 de Junio del corriente año, no se ha difundido de manera oficial sobre qué modelos recaería la investigación.
De todos modos y según fuertes trascendidos se estima que los modelos cuestionados serían los Toyota Corolla y Matrix.

La investigación tendría como objetivo fundamental esclarecer el grado de responsabilidad de la marca en los numerosísimos accidentes producidos recientemente, de los cuales ya hay unas 168 quejas por mal funcionamiento de la dirección asistida.
Por el lado de Toyota, se sabe que la marca ha recibido una lista de 437 informes que incluye 18 accidentes y 11 heridos hasta el momento.

Según los informes preliminares, se estima que la dirección de esos modelos de Toyota se bloquearía o se movería inesperadamente sin la más mínima intrevención del conductor. Se estima también que la cantidad de vehículos involucrados ascendería a (nada más y nada menos) 750.000 unidades.

El caso inicialmente se está llevando adelante con una simple llamada a revisión únicamente en el caso de los usuarios que han efectuado una queja, cosa que evidentemente no deja muy bien parada a la marca y no termina de convencer por completo ni al resto de los usuarios, ni a las autoridades de los Estados Unidos de América.
Toyota se encuentra, como tal vez nunca antes en su rica historia, bajo la lupa y es seguida de cerca con inusitada fuerza y dedicación. Así como está dada la situación, las cosas no parecen estar nada bien para la casa japonesa, la misma que desde hace años se viene proponiendo convertirse en el mayor productor de automóviles a nivel mundial. ¿No será todo ésto producto de su expansión desmedida? Ya lo sabremos.