Siguen intentando con el Bentley EXP 9F Concept

Si de autos feos e infelizmente concebidos se trata, nunca hubiésemos llegado a pensar que uno de Bentley podría estar en la lista. Jamás. Sin embargo, queda claro que, la vida te puede deparar ingratas sorpresas y teniendo eso en mente, debemos hacernos a la idea de que la tradicional y excelsa casa británica ha “derrapado” y que errar es humano (pero perdonar es… Divino).
Durante el Salón del Automóvil de Ginebra, Bentley se animó a mostrar en sociedad a un modelo conceptual que daría que hablar, cosa que efectivamente ha sucedido (aunque no en el sentido esperado). El Bentley EXP 9F Concept ha hecho su aparición en el stand de la marca en Suiza y las reacciones no se han hecho esperar.
Este vehículo, no caben dudas, ha nacido mal y ahora sólo queda mirar hacia delante y tomar la determinación entre dos caminos posibles: un restyling apropiado antes de que llegue a la línea de producción o bien, seguir mostrándolo en otros salones y mercados para ver de qué modo siguen reaccionando los posibles usuarios.
En eso mismo está la marca y tal vez la decisión sea algo salomónica, tomando un poco de las dos opciones nombradas anteriormente.

Si la reacción del público en Ginebra fue definitivamente mala, la casa inglesa espera revertir eso en el Salón del Automóvil de Pekín, donde también será presentado el modelo tan cuestionado y polémico, para ver si los potenciales clientes orientales tienen otra visión de la cosa.
No hay dudas de que el mercado chino será determinante y fundamental para Bentley a la hora de colocar en línea de producción a este vehículo. De todos modos ya han captado el mensaje inicial recibido en Suiza y han adelantado (los directivos de la marca) que al Bentley EXP 9F Concept se le practicarán numerosas modificaciones de aquí en más y, ni hablar, si se habla de la futura versión de producción.

Es que no hay muchas vueltas que darle: el modelo es feo por (casi) donde se lo quiera mirar, pero sobre todo visto desde el sector frontal, las sensaciones son definitivamente negativas. Un diseño muy poco felíz que lejos de recibir un toque “retro” si se quiere, es decididamente errado y resultará “viejo” a la vista.
Ahora sólo resta saber cómo reaccionará el público chino ante este poco agraciado modelo de Bentley para empezar a comprender cuántas modificaciones se le terminarán practicando finalmente.