Así será el Ford Mustang del 2010

mustang-1.jpg

El tiempo es velóz, decía una canción de David Lebón.
Y vaya si lo es.
Aún no ha terminado el 2007 y ya podemos espiar lo que Ford nos tiene preparado para el lejano (o no tanto) 2010.

Hemos podido recopilar una serie de imágenes muy interesantes que nos permiten conocer el destino del mítico Ford Mustang.

Si bien ya se conocían imágenes del Mustang para el 2012, recién ahora aparecen los bocetos del modelo próximo
ms cercano.
Para ser franco, el auto me encanta. Y eso sucede porque no deja de ser un verdadero Mustang al 100%.

mustang-3.jpg

Se dice que el frente del auto será muy similar al de las imágenes de esta nota, con ciertos leves retoques en sus líneas pero que de todas maneras, seguirán gritando a viva voz que se trata de un Ford Mustang.
La reminiscencia del auto original es asombrosa. La onda retro, se mantiene intacta a pesar de la notable evolución y eso ya es un valor agregado para este auto.

Si dejamos la trompa del auto y comenzamos a observarlo con detenimiento en sus laterales, pues allí encontraremos mayores diferencias con lo conocido hasta hoy.

Al verlo de perfil ya no tiene tanta personalidad. El diseño ya desdibuja la tradición del Mustang pero eso no quita que no sea atractivo… Simplemente es que para los nostálgicos, ya no será igual. Allí hay algo que a mi criterio debería reverse.

Sin embargo, el saldo es positivo, sobre todo pensando que ni siquiera hay un concept y que estamos en presencia de dibujos iniciales. Seguramente habrá modificaciones que no se han plasmado aún en el papel.

mustang-2.jpg

Lo que sí será una verdadera novedad será que además de la versión tradicional y de la recreación del famoso Shelby GT500, el Ford Mustang se presentará en un novedoso envase: ¡un impresionante Station Wagon!

Las primeras imágenes son excitantes, sobre todo el de esta última versión y seguramente correrá mucha, demasiada, agua bajo el puente antes de que el Ford Mustang 2010 vea la luz.
La promesa está planteada. Todo está dado para que la leyenda norteamericana continúe su galopar, sin frenos hacia un futuro tan brillante como su presente y su pasado.