Motor de seducción: Las chicas se suben a su Lamborghini, y él no necesita decir ni una palabra

¿Será realmente tan sencilla la tarea? ¿Habrá podido comprobarlo alguno de nuestros queridos lectores y amigos? Dicen en mi barrio que “billetera mata galán”. Eso puede traducirse de la siguiente manera: no importa tu cara, no importa tu aspecto, no interesa lo que digas, mientras puedas hacer debida ostentación de una solvente posición económica que te habilite a conseguir sin el más mínimo esfuerzo las chicas que más te gusten. Y si a alguien aún le queda alguna duda de eso que estamos diciendo ¿qué mejor entonces que verlo directamente en video? A las pruebas nos remitimos y las imágenes -claro- valen mucho más que miles de palabras.
Ah! Pequeño detalle, de eso se trata justamente todo ésto: de no decir ni una palabra y conseguir de esa manera que las chicas suban a un infernal Lamborghini que se detiene en su camino.Dicho así, de este modo, no parece ser tan complicado.

El muchacho que vemos en el video que encabeza esta nota hace las cosas tal como se le pidieron y, no le ha ido nada mal, por cierto. Sú única finalidad era que las chicas suban al Lamborghini “seducidas” por el imán de un autazo deportivo semejante. Tal como se podrá ver, las chicas se resisten tan sólo por unos cuantos segundos, pero luego acceden a subir al tremendo bólido italiano. No se andan con chiquitas y no le dan muchas vueltas al tema. El conductor cumple a la perfección con su “trabajo” y no dice ni una solo palabra, a riesgo de quedar como un verdadero idiota la volante. Todo viene a demostrar que efectivamente estamos en lo cierto tal como decíamos al comienzo de esta nota: billetera (en este caso Lamborghini) mata galán.

¿Todavía no lo podés creer? Mirá el video y sacá tus propias conclusiones…

Aquí van las instrucciones: Sólo se trata de tener un inpactante Lamborghini de última generación, detenerte en una concurrida esquina, hacer sonar la bocina o -si se prefiere- hacer algunos gestos un tanto ridículos y casi inentendibles, para lograr que las bellas señoritas se sientan irremediablemente atraídas por un irresistible imán sobre ruedas.

Tomá nota, mirá varias veces el video que te mostramos e intentalo. No olvides, previamente, pasar por un concesionario y comprarte un Lamborghini

Chicas y Lamborghini