Schumacher da los toques finales al Ferrari California

schumacher-ferrari-californ.jpg

Este hombre que ha sabido tener el talento y la habilidad para coronarse por siete veces como Campeón del Mundo de la Fórmula 1 debe haber sentido que todo volvía a estar en su correcto y esperado lugar. Michael Schumacher ama los autos. Los adora, los idolatra y casi no puede pasar un día de su vida sin subirse a algo que se mueva con un motor. El trabajar codo a codo con ingenieros, diseñadores y técnicos lo debe haber hecho sentir más vivo y útil que nunca. No hablo de un Grand Prix de Fórmula 1, claro, el hombre está retirado. Hablo de las pruebas que ha venido haciendo para colaborar con la marca del Cavallino Rampante en el desarrollo y los toques finales del fantástico Ferrari California.

La pista privada de Fiorano le debe traer memorables y entrañables recuerdos. Sus días de gloria como piloto activo también lo vieron brillar en el trazado del patio trasero de Ferrari y ahora ha regresado con otro rol, con otra responsabilidad pero indudablemente con la misma pasión.

schumacher-ferrari-calif2.jpg

Michael Schumacher ya se había encargado de probar también el Ferrari F430 Scudería y ahora que el nuevo trabajo está casi terminado ha sacado su propias conclusiones.
Schumi ha declarado que el Ferrari California en comparación con el F430 Scudería es un auto mucho más confortable y cómodo, apto fundamentalmente para su uso diario y que sin llegar a ser todo lo excitante que es el modelo que lo precedió, reúne sin duda alguna todas las características básicas y necesarias para ser considerado un auténtico y válido integrante de la familia Ferrari.

Para la “historia” de este auto la prueba de Schumacher no podía caer más redondita. El hecho de que un séptuple Campeón del Mundo de Fórmula 1 haya hecho el trabajo que ha hecho le aporta un verdadero valor agregado que seguramente se notará en el producto final, sin dudas.