Así se salva un Porsche 911 de la inundación

¡Cómo nos duele cuando vemos una de esas bellezas sobre ruedas que tanto amamos al borde de la destrucción! Debe ser una de las peores sensaciones que podríamos experimentar (hablando de autos, por supuesto) y son esas cosas a las que no nos vamos a acostumbrar jamás. Amamos mucho a los coches, demasiado tal vez.
Y justamente si hablamos de querer mucho a los autos, no estará demás hacer foco en el caso que vemos en la foto que encabeza la nota.
Nos ubicamos en tiempo, lugar y situación: Ciudad de Louisville, estado norteamericano de Kentucky, a principios del corriente año 2011 y en medio de una de las peores y más fercoces inundaciones de las que se tenga memoria en ese lugar.

¿Hasta dónde somos capaces de llegar con tal de salvar del desastre al auto de nuestros amores? Si alguno de nosotros aún no sabe hasta dónde llegaría con su pasión/amor/locura por su auto a la hora de meter manos a la obra y rescatarlo de lo peor, aquí presentamos un caso en el que este buen hombre al que no conocemos no ha dudado ni un instante.
Se nota a la distancia que el propietario de este Porsche 911 (964) ya estaba más que prevenido para estas situaciones extremas y se nota también que ya habrá pasado seguramente por algo similar con anterioridad, de lo contrario no se explica la manera que ha encontrado para “elevar” por sobre las aguas a su deportivo alemán, casi como si se tratara de un verdadero “milagro bíblico”.

La idea original y el resultado final no parecen estar nada mal, por cierto. El hombre seguramente dejó estacionado su Porsche sobre una cochoneta inflable lo suficientemente grande como para sostenerlo y ¡ahí va! Navegando sobre las turbulentas aguas del río Ohio. Bien sujetado a la casa, como se aprecia en la imagen, logró evitar el desastre y todos felices… o por lo menos él con su auto a salvo, porque la casa y el garaje (¡vean el garaje y la altura del agua!) deben haber quedado bastante dañados por cierto.
No logramos determinar qué variante exacta del Porsche se trata, pero sin lugar a dudas el esfuerzo por ponerlo a salvo vale la pena… y el dueño del auto parece que eso lo tiene más que claro. De todos modos, tratamos de arriesgar y, creemos que se trata de un bello Porsche America Roadster