Salón de Londres: cancelado en 2010, cancelado para 2012 ¿y después?

La crisis, sea de la índole que sea, no da tregua y cuando vamos creyendo que todo ha pasado ya (hablamos de una de las peores crisis que tantoi ha afectado a la industria automotríz…) volvemos a caer en la cuenta que no todo anda bien en todos lados. El Salón del Automóvil de Londres es un más que claro ejemplo de ello: las condiciones del mercado en general y la muy poca rentabilidad a la vista para la organización del evento han hecho ya que lastimosamente se suspenda la edición del corriente año 2010 (anunciado en su sitio web oficial), postergándose la apertura de la muestra londinense recién para cuando llegue el año 2012.

Pero la cosa no ha quedado (ni quedará) allí: las previsiones y los diferentes análisis del mercado y sus perspectivas han llevado a que los directivos de la SMMT (la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Motor de Gran Bretaña) emita un nuevo comunicado en el que dejan más que claro que según sus informes y según los datos recogidos sobre la muy posible poca rentabilidad también en la edición que se celebraría en 2012, el Salón de Londres se pospone de manera indefinida.

Uno de los que se ha expresado al respecto es el señor Paul Everitt, cabeza visible de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Motor de Gran Bretaña (SMMT), quien ha dicho entre otras cosas que este tipo de salones no es lo que permite a los consumidores interactuar de la mejor manera con las marcas, de modo que se ha expresado como toda la SMMT, por el lado de la negativa a hacer el Salón del Automóvil en la capital inglesa también dentro de dos años.

Queda sin embargo una pequeña luz de esperanza al final de túnel, y esa luz muestra un posible retorno del Salón de Londres para cuando suenen las campanadas de inicio del año 2014. Pero también esta posibilidad pende de un muy delgado hilo y no da demasiadas seguridades ni a propios ni a extraños, por lo que no sería extraño de esperar que finalmente el Salón del Automóvil de Londres quede definitivamente como un muy buen recuerdo y pase de una vez por todas (y tras unas cuantas decepciones y cancelaciones) a la historia.
Una pena verdaderamente, sobre todo si se piensa que alguna vez, tiempo atrás, el Salón de Londres ha sabido ser uno de los más importantes de Europa y del mundo, llegando a congregar nada más y nada menos que a 900.000 personas en algunas de sus ediciones.