El sol sale otra vez para Lagonda

renace-lagonda.jpg

Wilbur Gunn fundó la marca Lagonda en el lejano año de 1.906 tras tomar el nombre del de un río cercano a su hogar en Springfield, Ohio. A orillas de ese río habrá se habrá deslumbrado con muchos amaneceres pensando en los coches que fabricaba. Y ya que hablamos de amaneceres y (en definitiva) de renacimientos (de eso se trata) no está demás hablar sobre el renacer de esa misma marca mítica que en 1.947 había pasado a ser propiedad de Aston Martín y que ahora está volviendo por sus viejos laureles.

Si los últimos tiempos significaron una alegría tras otra para la legendaria Aston Martín, el regreso de Lagonda no hace otra cosa que marcara aún más la tendencia positiva que se está dando y le agrega una sabrosísima frutilla a su torta.
Hace poco Aston Martín pasó a manos de los kuwaitíes y a eso se le agregaron las llegadas del Aston Martin Rapide y el Aston Martín One-77.

Ahora las marcas estarán diferenciadas en el sentido de que serán independientes entre sí, pero (como en otros tiempos) seguirán manteniendo un denominador común y un patrón que compartirán de aquí en adelante: una exclusividad única, una incomparable elegancia y según se cree también la deportividad.

De todos modos (y como suele suceder en estos casos) la paciencia debe ser una de las herramientas que tengamos a mano ya que no será sino hasta el año 2.012 hasta que podamos ver un auto con el logotipo de Lagonda nuevamente circulando por las calles.
Para que la espera no sea tan larga y no nos pongamos tan impacientes, el prototipo que dará origen a los nuevos modelos de la casa se exhibirá en 2.009 durante el Salón de Ginebra.
La espera, creemos, valdrá la pena.