Más que un rumor: Citroën regresaría a Estados Unidos en 2020

Citroen DS

La noticia ya ha adquirido ribetes que superan, muy ampliamente, la categoría de mero rumor. No es la primera vez que escuchamos versiones que indican que la casa francesa Citroën tiene entre su más importantes planes, el regreso al mercado automotríz de los Estados Unidos. Por distintos motivos, eso no se ha concretado aún, pero, el nacimiento de la División DS de la casa francesa, hace suponer que ahora efectivamente eso podría llegar a concretarse.
Ésta es otra de las grandes novedades surgidas del Salón del Automóvil de París, en donde tal como queda claro, las cosas interesantes no sólo se han visto en los stands, sino que también han salido de boca de los responsables y representantes de las diferentes firmas que se hicieron presentes. Tal es el caso de Yves Bonnefont, CEO de la División DS de Citroën, quien lejos de dejar rodar los rumores, lo ha confirmado con sus propias palabras.

Según lo dicho por el propio Bonnefont, la idea es la de hacer de DS una marca premium de características globales y, tal como es de suponer, si pretendes hacer una marca global, no se puede dejar de lado al mercado norteamericano de vehículos.
De llegar a concretarse el regreso de Citroën -a través de DS– a los Estados Unidos, los franceses estarían compitiendo en el segmento premium con otras marcas tales como Lexus, Acura o bien Infiniti, lo cual abre unas perspectivas realmente muy interesante para lo que está por venir.
Pero, sin embargo, las cosas no se estarían dando de un día para el otro y, así las cosas, para poder ver la llegada de la marca francesa al país del norte habrá que esperar un poco más. Es que según lo dicho por Bonnefont, la decisión se tomaría recién en el año 2017 y -de llegar a buen puerto el plan- los primeros modelos de la firma se estarían comercializando en los Estados Unidos para el año 2020. Dos cosas son determinantes en este caso: en primer lugar, que la marca pretende que la División DS se consolide mucho más de lo que lo ha hecho hasta ahora y, en segundo lugar -aunque no menos importante- está el dilema que les plantean los gustos de los norteamericanos, quienes son “gustadores” de motores grandes. De todos modos, si bien muchas piezas se deben ir acomodando todavía, lo concreto es que la noticia llega confirmada de manera absolutamente oficial.