Rosberg sorprende a la Fórmula 1 en Australia

rosberg-y-su-williams

No son muchos los que se han expresado favorablemente acerca de la nueva Fórmula 1 que ya hace ruído en Australia. Bueno, en realidad los que opinaban que la cosa no les gustaba hablaban de la estética de los autos a causa de las nuevas reglas, porque si en realidad se ponen a ver lo que ya está pasando en pista (olvidándose por un rato del escándalo con el que todo ha comenzado), se verá que la taba se está dando vuelta y los que antes estaban adelante, ahora no lo están tanto y los que penaban por el fondo de la grilla y hasta amenazaban con irse a otros equipos por falta de rendimiento del auto ahora están sorprendiendo a propios y a extraños sobre el asfalto del Albert Park de Melbourne.
Hablamos principalmente de Nico Rosberg, el joven alemán que se lamentó todo el año pasado de las flaquezas de su Williams y que ahora ni él mismo puede creer lo que ha sucedido.
Es que las dos primeras sesiones de ensayos libres en el Albert Park lo vieron como claro dominador (incluso en la primera de ellas su compañero Nakajima salió segundo…)

Rosberg bajó del auto, lo recorrió de lado a lado, frunció su ceño y tomándose el mentón con su mano pensó que estaba en el más hermoso de sus sueños, pero no… de sueños nada de nada, eso fue real, bien real y aunque no se sabe con qué carga de combustible anda cada uno sobre la pista, el dominio estuvo y no hay nadie que lo pueda negar.

¿Cuánto habrá en ese rendimiento para atribuírle al tan mentado difusor trasero? Nadie puede decirlo por ahora, pero lo cierto es que da la casualidad de que los tres equipos cuestionados por muchos otros teams, son los que andan “en el aire”, mientras que los demás (ahora sí, les ha tocado a ellos) andan penando como pueden sin encontrar (por ahora) el rumbo necesario para pelear por los puestos de vanguardia en el Grand Prix de Australia que se llevará a cabo en unas cuantas horas.

Lo de Rosberg en Melbourne asustó. Y el susto es para los rivales y para ellos mismos (hablamos de Williams Toyota), porque ni ellos daban crédito a tanta superioridad. Rosberg declaró que sabía que el auto andaba bien, pero ésto con lo que se ha encontrado es mucho más de lo esperado.
Ahora faltan unas horas para que la “primera” verdad se vaya descubriendo: llega la primera prueba de clasificación del año y ahí sí… ya nadie podrá esconder nada, después de todo ¿cuándo lo van a mostrar?