Red Bull Racing F1 rompe su alianza con Infiniti

Red Bull

La reciente confirmación de la provisión de motores para el equipo Red Bull Racing de Fórmula 1 de cara a la inminente temporada del año 2016 ya ha traído la primera de sus varias (posibles) consecuencias, cosa que está motivada en una «yunta» dada antes que nada en el mundo de la industria automotríz que excede largamente a las competencias deportivas.
Es que tras el acuerdo mediante el cual Red Bull recibirá motores fabricados por Renault pero con la firma de TAG Heuer estampada, se ha anunciado formalmente que se quiebra la asociación de la casa austríaca de las bebidas energizantes con la marca Infiniti, un socio tecnológico y comercial que los venía acompañando desde hace unas cuantas temporadas, gracias a la relación que la firma (Infiniti) tiene con Renault.
De hecho, el final de la asociación con Infiniti era parte -en realidad- de la estratégica alianza entre Renault y Nissan. Así, en un comunicado oficial, la gente de Red Bull (aún tratando de acomodar su cabeza a tantos cambios repentinos), ha informado que Renault y Red Bull han alcanzado un acuerdo en términos absolutamente amistosos. Vale decir que queda más que claro que -entonces- la extraña relación que de ahora en adelante unirá los destinos de Red Bull y la casa del Rombo a través de la provisión de plantas motríces bajo el nombre de TAG Heuer, se limita a eso y a los ámbitos estrictamente deportivos, cosa que da por tierra -también entonces- que se continúe con la promoción de la marca Infiniti en la carrocería del Red Bull de Fórmula 1 del 2016, algo que por supuesto está fuera de la alianza estratégica y de marketing de la alianza Renault-Nissan.
Esta determinación, abre por otro lado, la puerta para que Infiniti se involucre de alguna manera con los nuevos dueños del equipo Lotus de Fórmula 1 que a partir de 2016 estará presente en la grilla bajo el nombre de -justamente- Renault.