Alfa Romeo Junior: el rival del Mini Cooper

alfa-mini-1.jpg

Y la guerra se ha desatado. No se trata de una guerra mundial. No se trata de una guerra con armas dañinas y mortales. Esta será una guerra para disfrutar. Italia e Inglaterra enfrentadas por dos símbolos que, a priori, parecen intocables. Alfa Romeo por un lado y Mini Cooper por el otro. El rojo sangre itálico, apasionado y viceral y el verde inglés, recatado y conservador de la isla europea.

No era cuestión de hacerse a un lado y dejar que el Mini siga conquistando y arrasando cada tierra extraña a la que llegara. La brigada ligera de los italianos ya está agazapada y lista para revelarse contra el poderío británico con un arma similar: el Alfa Romeo Junior.

Y ahora sí que habrá competencia. Los británicos disfrutaron de largos años de bonanza con las diferentes versiones del Mini. La concurrencia miraba atónita como un modelo ponía el mundo en sus manos (o a sus pies, según se lo vea) y nadie tenía, al menos, una tibia respuesta para dar.

alfa-mini-2.jpg

Ahora esa respuesta está casi lista.
Y no es para nada tibia, si no más bien caliente, con sangre roja y latina por sus venas. El Alfa Romeo Junior se está alistando para dar una dura batalla (¿será finalmente una guerra?) a quien hasta ahora lucía cómodo y seguro la corona de monarca absoluto, emperador de las huestes de los autos compactos, el Mini.

A principios o mediados de 2008, la casa del trébol pondrá en producción este magnífico ejemplar que comparte algunos detalles estéticos con familiares de la casa de Milán, tal como el famoso 8C Competizione.

Por lo menos las pocas imágenes que se han difundido eso dejan ver.
Aunque se sabe, tal vez el modelo de producción en serie de 2008 nazca con algunas sensibles y notorias diferencias respecto de este concept.

Lo concreto es que ahora es tiempo de descuento. Los duelistas se aprestan a elegir sus armas. La guerra está declarada y el rival deberá recoger el guante que acaba de tirar Alfa Romeo. Y deberá finalmente declararse competente para la contienda o simplemente rendirse ante un nuevo rey.