Rolls Royce Phantom Peony: sólo para Abu Dhabi

rolls-royce-phantom-peony.jpg

Cualquier exclusividad que veamos por ahí con el ángel de Rolls Royce en la trompa, cualquier variante que veamos de algún modelo de la marca parece “quedarse corta” si se trata de compararla con esta nueva versión que les estamos presentando. Tal vez haya llegado el momento de referirnos a este nuevo Rolls Royce Phantom como el auténtico súmun de la excentricidad y las ganas locas de gastar el dinero.
Se trata del impactante (por donde se lo mire) Rolls Royce Phantom Peony, una serie destinada exclusivamente a los ricachones y jeques árabes de Abu Dhabi, esos mismos que muchas veces no saben en qué gast… (invertir) sus verdes billetes de dólar.

Es casi una historia repetida pero que bastante tiene de pintoresca y que en definitiva siempre termina aportando algo novedoso o fuera de lo común propio de estos modelos tan exclusivos.
En esta oportunidad la versión árabe del Phantom se nos presenta con una más que interesante apariencia bicolor que combina un color Azul Perlado y otro muy similar llamado Azul Perlado Piedra Lunar (muy bonitos quedan juntos, por cierto).

rolls-royce-phantom-2.jpg

El nombre Peony deriva directamente de una de las flores más populares de oriente conocida también como la “Reina de las flores” que viene a representar justamente lo que a ellos prácticamente les sobra: realeza, riqueza y (creemos que de esto también tienen…) distinción.
Si lo que quería Rolls Royce era llevar casi a la perfección su programa de personalización, creemos que efectivamente lo está logrando. Al abrir las puertas y una vez en el interior se pueden ver los motivos de la flor en cuestión (segunda foto de la nota) con detalles de acabado y terminación que sorprenden sobremanera.
Y si todo esto no resulta ser lo suficientemente exclusivo, entonces el auto viene con un perfume creado para la ocasión y para aquellos que puedan desembolsar el dinero que cuesta esta belleza.
De mecánica y en lo que hace a las prestaciones es exactamente igual a “cualquier otro” Phantom, que dicho sea de paso, en Europa cuesta unos 420.000 euros. No nos imaginamos lo que sale éste ofreciéndonos tanta exclusividad…