Rolls-Royce Phantom por EDAG: buscando incansablemente el cielo

rolls-1.jpg

La casa alemana EDAG ya nos tiene acostumbrado a sus particulares creaciones. Ellos hacen gala de un exquisito detallismo conjugado con la más llamativa creatividad. Y los resultados siempre están a la vista.

Lo nuevo de estos alemanes es este Rolls-Royce Phantom que abre su techo, a modo de abrazo, desinteresadamente para comodidad del pasajero.

Es sorprendente como un modelo que ha nacido en 1925 pudo a través de los años encontrar el camino que le permita no sólo seguir en plena vigencia, sino también incrementar el interés que provoca en legiones de seguidores alrededor del mundo. A las pruebas me remito.

rolls-2.jpg

Ni hablar que si mides algo así como más de 2 metros de altura. entrar a este auto ya no será un problema nunca más. Esa es la función principal de este peculiar sistema de apertura que va a mitad de trayecto entre puerta y techo.
Este particular diseño tuvo sus complicaciones. En EDAG debieron exprimir al máximo sus cerebros para darle mayor resistencia al techo. La principal modificación introducida recayó en los materiales: el techo está enteramente fabricado en fibra de carbono,
y de esta manera, lo han conseguido todo: resistencia y bajo peso.

Una vez que hayas entrado (el techo te hace toda una invitación…) y te hayas ubicado en sus comodísimas poltronas, el disfrute ya no tendrá fin.
La tecnología es la estrella del interior de este increíble Phantom.
La gente de EDAG le ha integrado un ordenador con conexión a Internet (allí puedes conectarte a coches20.com…) y además han tenido la delicadeza de no sellar los bordes del soporte como para que cuando lo necesites (muy pronto según el reloj biológico del mundo informático) reemplaces los componentes y actualices el equipo. Unos detallistas de primer nivel y sobre todo, unos considerados…

Y bueno, ¿qué estás esperando? Allí lo tienes al Phantom de EDAG… con sus pertas y techo abiertos y dispuestos a llevarte a dar un paseo que nunca olvidarás.