Rolls Royce Art Déco: anticipando el Salón de París

Estamos de parabienes por estas horas en lo que a filtraciones se refiere. Así como hace poco hemos podido ver de cuerpo entero a otra de las esperadas presentaciones que se darán en la próxima edición del Salón del Automóvil de París, en este caso accedemos a unas muy buenas y reveladoras fotos de otro auto que “se las trae”…

Hace unas cuantas jornadas la tradicional casa británica Rolls Royce anunciaba que llevarán a París tres diferentes versiones bien personalizadas de modelos de la casa con aire “Art Déco”. Si bien también han dicho que la presentación se daría en el marco de un evento privado al que sólo podría asistirse por estricta invitación, pero (y afortunadamente) como tantas otras veces ha sucedido, han aparecido estas maravillosas filtraciones de fotos absolutamente oficiales. Su presencia ante nosotros “antes de tiempo” es, como era de esperar, más que bienvendida.

Habrá como dijimos tres modelos “Art Déco” de parte de la marca. Los mismos serán Ghost, Phantom y Phantom Drop Head Coupé o… lo que es igual: la gama completa de la marca. Cada uno tendrá algunos detalles realmente espectaculares y dignos de toda admiración, aunque tal vez el más atractivo por su carrocería bicolor, es el Ghost. De todos modos, cada uno de los modelos tiene lo suyo y llamarán poderosamente la atención.

Pero si desde su aspecto exterior llaman la atención, será en su interior en donde realmente demostrarán las influencias del Art Déco, ese estilo tan particular, esa corriente artística generada en los albores de la década de 1910 y que supo perdurar hasta bien entrada la década de los años ’30. Habrá detalles típicos y característicos del estilo, en los respaldos de los asientos, en frisos, en muchos elementos que serán distintivos de estas ediciones especiales.
El espíritu original del Art Déco con la utilización de las líneas y las formas geométricas en beneficio de la decoración se encuentra plasmado del mejor modo en las formas de estas maravillas sobre ruedas. Rolls Royce sabe muy bien cómo hacerlo. Los veremos en París muy pronto.