Robando… pero con estilo (¿?)

En Argentina tenemos una pésima costumbre… esa de decir cosas casi sin pensar, como no dándose cuenta de la barbaridad que a veces se puede estar pronunciando. Una de esas barbaridades verbales dice que “si vas a robar, que valga la pena…”

bentley-sin-ruedas-01.jpg

Triste pero real, esta frase pinta a muchos argentinos (¿o debo decir sólo a los porteños?) de cuerpo entero y suele escucharse hasta el mismísimo hartazgo. Lejos de compartirla, quiero hacer la aclaración: no parece ser la más felíz de las ideas y no queremos que esto se tome como una invitación al delito, ni apología del mismo… no, no…

Pero según parece no son pocos los que piensan que para robar… habrá que hacerlo con estilo.

La pésima y lamentable costumbre de “encontrar las cosas antes que sus propios dueños las pierdan” (léase: robar) con estilo y sofisticación, o como dijimos, la tentación de “robar algo que valga la pena…” ha llegado en este caso hasta el Reino Unido en donde hay cosas que son sagradas y otras que a la luz de los hechos no lo son tanto.
El Bentley (y más específicamente el Bentley Continental) debe ser uno de esos coches que son un auténtico símbolo de distinción, uno de esos que los amantes de los fierros británicos (y los que no lo son también…) miman e idolatran como a una deidad. Pero algunos pocos le faltan el respeto sobremanera y (como dijimos) con muuuuuuuuuucho estilo….
Si no nos creen vean estos dos lamentables casos de sendos Bentley Continental “No Wheels Edition”…

bentley-sin-ruedas-02.jpg

Seguramente en Europa (en donde uno de estos bichos debe estar valiendo algo así como unos 200.000 euros) no debe ser tan fácil robarse uno y andar por ahí como si nada. No vayan a creer…
La cosa es que si no se los pueden llevar enteros seguramente intentarán llevárselos “en cuotas” y una manera es la de empezar dejándolos descalzos… como a los de las fotos de esta nota.

Se dice que en el mercado negro las ruedas de un auto como en este caso un Bentley Continental pueden cotizarse en unos 2.530 euros, cosa que como se imaginarán debe resultar más que tentadora para los amigos de lo ajeno…
Lo notable es que los cacos se han tomado “el trabajo” de dejarlos bien paraditos sobre unos ladrillitos muy interesantes que por lo menos han preservado la parte baja del auto y las suspensiones…
Igualmente: eso no se hace…