Resultados del Gran Premio de Australia – Fórmula 1 2010

Si la carrera de apertura del Campeonato del Mundo de la Fórmula 1 del 2010 disputada en Bahrain había sido poco menos que para el bostezo, ésta, disputada en el circuito del Abert Park de Melbourne, en Australia, segunda ronda del mundial que acaba de empezar, será recordada definitivamente como una de las más apasionantes de los últimos tiempos.
Luego de un inicio anodino del torneo, se esperaba mucho para la segunda carrera de la temporada y cumpliendo con las expectativas de los aficionados, el Gran Premio de Australia del 2010, ha cumplido con creces y regaló emociones a granel.

La carrera se inició con una invitada (no tan) fuera de los planes de muchos: la lluvia. Con ese ingrediente extra y de último momento, se fue conformando una receta magistral que no escatimó en golpes de efecto. Los impactos han llegado desde el inicio de la carrera, cuando al apagarse las luces del semáforo y con todo el pelotón lanzado hacia la primera curva se produjo el primer shock fuerte de la jornada: Fernando Alonso llegó a la primera esquina apareado a Jenson Button y Michael Schumacher, derrapando en la lluvia, quedando ubicado incómodamente en medio de la pista en sentido inverso a la circulación y pegándole a un infortunado Michael Schumacher que debió irse al pasto con su Mercedes W01 con el ala delantera dañada. De allí en más, ni bien empezado todo, la carrera ya no fue la misma. Schumacher cumplió su primer giro en Australia en los boxes quedando de inmediato en la 20° posición y Alonso se vio sensiblemente retrasado hasta la 19° posición en carrera. El Safety Car (un clásico de Australia) hace su aparición y Sebastian Vettel toma la delantera al frente de un pelotón que daba pelea a cada instante.
Detrás del joven alemán, Felipe Massa y Mark Webber se perfilaban como duros contendientes para el piloto de Red Bull que parecía encaminarse definitivamente hacia la victoria que se le había negado en Bahrain.

Mientras tanto, desde el fondo, Alonso comenzaba una lenta pero consistente remontada superando a pilotos de otra categoría, como por ejemplo Lucas di Grassi que fue su “segunda víctima” en Australia (la primera fue Schumacher…).
Unos giros después di Grassi se veía superado por Michael Schumacher, pero el de Virgin se recuperaba y le daba pelea al séptuple campeón mundial consiguiendo nuevamente su lugar.
Pero si ya hasta aquí las emociones eran fuertes, lo sucedido en la vuelta 26 de la carrera no se ha quedado atrás: Vettel pierde el control de su Red Bull cuando circulaba cómodamente en cabeza de la competencia, pierde todas sus chances de ganar y abandona la carrera detenido en la cama de leca. Lo que inicialmente parecía un error del alemán finalmente terminó develándose como la rotura de una pastilla de freno, algo sencillamente inusual e increíble.
De allí en más, duras luchas y una equivocadísima estrategia del equipo Ferrari que les impidió a Massa y Alonso ir más adelante. La remontada del asturiano fue fenomenal y eso le valió colocarse en un cuarto puesto que al final se vio seriamente amenazado por Nico Rosberg con su Mercedes.
A poco para el término de la carrera, otro golpe de escena: Alonso resiste un furibundo ataque de Hamilton y cuando todo parecía perdido para el español, llega Webber para “llevárselo puesto” al inglés de McLaren y los dos afuera, para regresar a pista algo retrasados.

Michael Schumacher, aún fuera de ritmo y con un medio mecánico disminuido (sobre todo por el golpe con Alonso), penó por la mitad del pelotón pero finalmente logró quedarse con el consuelo de 1 punto para su cosecha.
Finalmente y pese a las malas estrategias Ferrari logró contener los embates de Rosberg en una tarde que podría haber terminado dramáticamente para los del equipo italiano.
¿La figura de la carrera? Sin lugar a dudas un recuperado Robert Kubica con su efectivo Renault R30. Pero más allá de figuras y merecimientos, la victoria (trabajada y muy merecida) fue finalmente para el campeón reinante Jenson Button que con su McLaren manejó a discreción y se vio favorecido por una muy adecuiada estrategia de cambio de neumáticos, colocando los de piso seco cuando aún la lluvia estaba presente y los demás estaban con caucho para piso mojado. Esa arriesgada maniobra en boxes, le valió finalmente ganar la competencia.

Las posiciones finales del Gran Premio de Australia 2010 han sido las siguientes: 1) Button (McLaren-Mercedes Benz); 2) Kubica (Renault); 3) Massa (Ferrari); 4) Alonso (Ferrari); 5) Rosberg (Mercedes Benz); 6) Hamilton (McLaren-Mercedes Benz); 7) Liuzzi (Force India-Mercedes Benz); 8) Barrichello (Williams-Cosworth); 9) Webber (Red Bull-Renault) y 10) Schumacher (Mercedes Benz).