Renunciaría el presidente de Volkswagen por intromisión de Porsche

martin-winterkorn.jpg

Lo que hasta no hace mucho tiempo se podía solucionar pegando un par de gritos a puertas cerradas y golpeando lo más fuerte posible la larga mesa de directorio ahora ya no parece tan sencillo. No son sorpresa los tremendos encontronazos que se venían dando en el seno del grupo que forman Volkswagen, Audi y Porsche, pero esto ya ha llegado demasiado lejos y de “familia” ya no tiene nada… ¿o sí? porque a decir verdad de estas discusiones y situaciones tirantes hay en todas las mejores familias. Resulta que el amor parece haberse acabado o por lo menos de lo que sí queda bastante poco es de paciencia por parte del presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn (fotos).

El tema es (únicamente para decirlo) muy sencillo: las intromisiones de Porsche no caen nada bien en el seno del consejo directivo de Volkswagen, es más, no sólo que no caen nada bien sino que de momento les está produciendo una modestísima acidez estomacal, algún que otro dolor de cabeza y muchas ganas de tomarse a golpes de puño que sólo Dios sabe cómo pueden terminar.

martin-winterkorn-2.jpg

Martin Winterkorn ha sido lo más claro posible en una de las últimas reuniones del consejo: si los “amores que matan” , “los abrazos de oso” de Porsche hacia Volkswagen no cesan, pues entonces el que cesará en sus funciones será él y para eso ya no habrá vuelta atrás.
Así de grave es la cosa internamente.

Winterkorn no es el único que se encuentra molesto con esta situación de “avance constante” de Porsche dentro del grupo. Der Spiegel se ha manifestado en el mismo sentido diciendo que en Audi la preocupación es similar a la que reina en Volkswagen y que será mayor aún cuando la gente de Porsche se haga con más del 50% de participación en el paquete de VAG.

Estas disputas no son nada nuevo como dijimos en el seno del grupo y tal vez la cosa se ponga más fiera todavía en esta novela alemana si es que Ferdinand Porsche logra hacer derogar finalmente en el congreso germano la famosa Ley Volkswagen.
Veremos, veremos y pronto sabremos.