Renault Twizy: no hay nada igual

¿Tendremos que olvidarnos en poco tiempo más de los autos tal como los conocemos hoy en día? Esos conceptos tan marcadamente futuristas a los que nos estamos acostumbrando de a poco de un tiempo a esta parte están haciendo un verdadero “cambio de cabeza” en lo que hace a la concepción de los vehículos que están por venir y por más que a uno le cueste (en mayor o en menor medida), habrá que ir aceptando que las cosas cambian, por lo general (dicen) para mejor.
El ejemplo que nos ocupa en esta nota no es la excepción. Un vehículo que no termina de definirse claramente entre auto o moto (aunque nadie puede negar sus cuatro ruedas…) y que marca el inicio de una nueva era para la casa francesa Renault en su búsqueda de nuevas opciones de movilización.

Se trata del asombroso Renault Twizy, un modelo conceptual que ya se encuentra a la venta en Europa. Es eléctrico, biplaza, con un notable aspecto de auto/moto tal como hemos dicho y se presenta en sociedad con sus “escasos” 2,3 metros de longitud. En realidad deberíamos reconocer que para presentarlo mejor, deberíamos decir: es simplemente un Twizy

Las sensaciones al entrar al Renault Twizy son verdaderamente extrañas. Es que en primer lugar no hay luneta trasera, de modo que tampoco encontramos el espejo retrovisor interior, mientras que el volante sólo puede manejarse en la posición original (sin regulaciones de ningún tipo) y la butaca del conductor únicamente puede regularse longitudinalmente. Las puertas laterales también merecen un párrafo aparte ya que son opcionales, con un costo extra de unos 504 Euros y no tienen ningún tipo de estanqueidad.
En lo que hace al espacio, además del destinado a quienes viajen en el auto, se destacan dos cavidades a los costados del salpicadero (una viene con llave) y un pequeño espacio de unos 31 litros detrás de los asientos.

Una vez subidos al Twizy, el ruido será imposible de evitar, no por el motor en sí mismo porque de hecho el auto no emite ruido alguno, pero sí por todo lo referente a vibraciones y efectos del aire y el viento sobre sus formas (en esto también se asemeja sobre manera a una moto). Otra cosa en la que se destaca el Renault Twizy es en la aceleración. La respuesta de este vehículo es tal vez el punto más alto de sus características. La aceleración desde parado es casi inmediata y resultará de gran atractivo. También es notable el gran radio de giro del vehículo.
El auto no cuenta con ninguna clase de asistencia y no hay cambios de marcha, como sucede en todo vehículo eléctrico. El Renault Twizy se ofrece en dos variantes: Twizy 45 con motor de 5 CV de potencia y un costo de 6.990 Euros y el Twizy 85 con motor de 17 CV y un precio de 7.690 Euros.
Ya se encuentra disponible en el continente europeo.